En los TradeCoaching gratuitos con mercado en Tiempo Real que regularmente celebramos, suele surgir casi siempre la controversia Análisis Técnico vs. Análisis Fundamental, como herramienta principal del Trader.

Bien, vaya por delante que las herramientas a utilizar en la toma de decisiones del Trader, deben enfocarse hacia el objetivo de mejorar en lo posible el porcentaje de aciertos de la operativa, en lo que venimos a denominar, “Gestión de la Probabilidad”.

En este punto, es necesario recalcar que el Trader siempre va a estar moviéndose en el campo de la incertidumbre, lo que significa que al iniciar una operación en concreto, nunca va a tener la seguridad de que ésta va a resultar ser un trade ganador. Sin embargo, el Buen Trader utiliza un sistema de Gestión de la Probabilidad, que tras realizar muchas operaciones le ofrece un número mayor de trades ganadores que perdedores, y este resultado se produce porque en cada operación el Trader se apoya en “el escenario más probable”, y en la Naturaleza Tendencial del Mercado.


Para seleccionar ese “escenario más probable”, una de las mejores herramientas del Trader lo constituye el Análisis Técnico, que básicamente estudia el comportamiento de las curvas de precios y volúmenes de las cotizaciones, detectando ciertos patrones históricos que estadísticamente se repiten en el tiempo.

Ahora bien, debemos de tener claro que los movimientos en las cotizaciones se originan en la mayoría de los casos por razones de carácter fundamental, y por lo tanto el Trader no debe despreciar en absoluto este análisis. Lo que ocurre es, que en la mayoría de las ocasiones cuando la información llega a el grueso de los actores del mercado, el movimiento ya ha sido descontado en el precio, y es demasiado tarde para lanzar una operación en la dirección de la información allegada. Sin embargo, los primeros Actores del Mercado que reciben esa información, sí actúan en consecuencia, dejando un rastro en precios y volúmenes en los gráficos, que sí es objeto de estudio por parte del análisis técnico.

A medida que reducimos el plazo de nuestra operativa, el análisis técnico se constituye como la mejor herramienta de trading. En la mayoría de las ocasiones, cuando conocemos la razón fundamental que produce un movimiento, éste ya ha finalizado.