Iván Díez, director en España de Groupama AM, analiza las oportunidades de inversión en el mercado europeo de cara a los próximos meses. 

¿Qué espera de la reunión de la Fed de esta semana?
El mercado tan sólo descuenta una probabilidad del 6% de que suba tipos esta semana. Lo importante será el discurso cauto en cuanto a cuándo y cuánto lo hará. Nosotros pensamos que no subirá tipos hasta el primer trimestre del 2016

¿Moverá ficha el BCE cuando lo haga la Fed?
Parece que los dos van de la mano y, cuando uno hace un movimiento, lo hace el otro. Pero el BCE tiene sus propias preocupaciones y en la reunión de la semana pasada Draghi dijo que había riesgos a la baja en la inflación y pasó de un “esperar y ver” a un “esperar y actuar”. Creemos que el BCE tomará medidas de aquí a final de año sin esperar a la Fed, pues todavía las medidas monetarias no se están traduciendo en un crecimiento económico.

¿Qué movimientos serían?
Pueden ser un mix de ampliar el programa de compra de activos más allá de septiembre de 2016, ampliar el importe de compra de activos y bajar tasas de depósitos.

¿Ya estarían descontados estos nuevos estímulos?
El mercado no lo descuenta y, de hecho, cuando Draghi habló la semana pasada rebotó la bolsa y los precios de los bonos, tanto de gobierno, como de crédito, también subieron.

¿Por qué activos y mercados deberíamos apostar si Draghi echa más madera?
Por los activos de riesgo, renta variable y crédito, en particular, pues veremos más liquidez y menos interés.

El BCE también puede ampliar el espectro de deuda que compra al crédito e, indudablemente, el crédito se vería beneficiado. Muchos inversores, tanto privados, como institucionales, venderían al BCE su deuda de gobierno y reinvertirían ese dinero en crédito.

En cuanto a países, beneficiaría a los que están más endeudados, como España.

El sector consumo europeo ha sido una de las estrellas este año, ¿lo seguirá siendo los próximos meses?
Sí, seguirá siendo una oportunidad, pero más que por el BCE, por la bajada del precio del petróleo y las materias primas. Apostamos más por empresas con exposición a consumo de países más desarrollados, en los que ha aumentado el poder adquisitivo por el abaratamiento de las materias primas. Compañías como Meliá, Tomas Cook, Inditex se verán beneficiadas del efecto consumo.
También se beneficiará el sector automóvil, aunque estamos más en constructores, como Daimler, que en fabricantes de equipos.

No obstante, una de las principales posiciones del fondo Groupama Avenir Euro es un fabricante de equipos, la italiana Brembo…
En el caso de Brembo es que vemos que es una compañía líder en un sector muy nicho, pues fabrica frenos para automóviles de lujo. Es cierto que muchos fabricantes de equipamiento ligados a Volkswagen sí se van a ver afectados, pues Volkswagen tendrá que vender automóviles a precios más bajos y tendrá que presionar a los márgenes de proveedores de equipamiento.
Brembo sufrió en un primer momento, pero luego rebotó. Además, los fabricantes se van a ver beneficiados por la nueva regulación, así como los híbridos y los coches eléctricos.

En el fondo Groupama Crédit Euro tienen importantes posiciones en deuda de bancos (Lloyds, Fortis, Citi…). ¿Por qué ven valor en esta deuda?, ¿dónde más ven valor en renta fija?
Vemos valor en la deuda financiera subordinada de entidades con buenos fundamentales, sobre todo si entra en vigor la nueva regulación de TLAC (Total Loss-Absorbing Capacity), pues beneficiará a la deuda subordinada que a la sénior, que se degradará un escalón.