Fidelity ha realizado una encuesta entre sus 159 analistas para conocer el sentimiento inversor a escala global. Antonio Salido, director de Marketing y Comunicación de Fidelity, nos comenta algunas de las conclusiones.

Japón es el mercado en el que más confían los analistas de Fidelity, ¿Por qué se muestran tan positivos?
En Japón se están llevando una serie de reformas estructurales que está calando, haciendo que la rentabilidad sobre el capital de las empresas japonesas esté creciendo, inspirando confianza a los directivos para abordar nuevas actividades.

Además, la debilidad del yen le ha aportado competitividad por las exportaciones.

¿Qué recomendaría a la hora de invertir en Japón?
A la hora de invertir en Japón hay que mirar los sectores. Los sectores que más beneficiados van a salir de la reforma estructural son los exportadores, por la devaluación del yen. Además, recomendamos realizar la inversión cubriendo la divisa o incluso invirtiendo en dólares.

¿Qué les hace tener más confianza en el mercado europeo que en el estadounidense?
Llevábamos tres años muy positivos en EEUU, pero muchos temas se han ido trasladando y recogiendo en precio. EEUU está en una fase de madurez de la recuperación, en cambio, Europa está en la fase de inicio, e históricamente las bolsas tienen subidas mucho más fuertes al inicio de una recuperación económica. Esto, unido al QE y las reformas estructurales de algunos países, nos hace pensar que Europa tiene más recorrido que EEUU en la actulidad.

China es la única región analizada que suspende. ¿No debemos descartar el hard landing?
Es uno de los posibles escenarios, pero no el central. El cambio de un modelo de exportación a un modelo de consumo. El crecimiento se está ralentizando, pero es que no podía ser de otra manera, pues permanecer con tasas de crecimiento económico elevadas y, a la vez, llevar a cabo un cambio de modelo económico, podría hacer que se disparara la inflación. Con lo cual, el camino que están siguiendo es el lógico, lo que pasa que las reformas en un país tan grande, van a tener sus problemas. Por ejemplo, hemos detectado problemas en empresas del sector inmobiliario que se han financiado en mercados secundarios. Sin embargo, en las áreas de producción más cercanas al consumo real, somos muy positivos en China.

¿Cuál es su sector favorito?
Nos gusta muchísimo el sector salud porque:
- En EEUU estamos en un momento histórico en cuanto al número de aprobación de medicamentos. Esto se va a trasladar a la cuenta de las farmacéuticas
- Se está muy cerca de realizar descubrimientos muy significativos que pueden revolucionar el sector.

En cambio, llaman a la cautela en el sector energético…
El tema del petróleo mete mucha presión al sector energético y materias primas porque el ajuste de las estimaciones con un barril de petróleo más bajo presiona a muchas compañías. Creemos que el sector va a tener operaciones corporativas para ganar escala. Dentro del sector no todo es malo, por lo que hay que mirar empresa por empresa.

¿Qué evolución esperan de la política de dividendos, tanto geográfica como por sectores?
En las épocas de bajadas de tipos de interés continuados, como contrapartida, si vemos que una empresa es estable, tiene fortaleza en su balance y paga una rentabilidad por dividendo del 4-4%, frente a un 1% de un bono, es una opción bastante interesante estar más favorable en acciones que en bonos. 

Además, los directivos de esta encuesta nos trasladan sus expectativas de que en todas las regiones geográficas se van a incrementar los dividendos. De hecho, están mejorando los dividendos en Japón y en China.

Por sectores hay que tener cuidado. Lo importante no es el nominal. Puede sonar muy bien que te paguen un 6%, pero lo importante es la sostenibilidad del pago del dividendo.

¿Cuáles son los riesgos que rodearán a los mercados estos meses?
- Petróleo: el abaratamiento pone presión sobre países exportadores como Rusia, Venezuela o Irán, esto puede llevar a riesgos geopolíticos que lleven a que se dispare el precio del barril de forma puntual
- China: una desaceleración más rápida de lo que pensamos
- Política de tipos de interés de EEUU: aunque descontamos una subida gradual y lenta de los tipos, si de repente suben fuertemente, el mercado se lo podría tomar bastante mal