El Ibex35 sigue cotizando a la baja y es que los mercados “llevan varios meses laterales en un rango entre los 11.200-12.000 puntos”. Es posible que en las primeras semanas de 2010 podamos ver más ataques hacia este último nivel pero “no creemos que los mercados tengan mucha más fuerza para seguir subiendo”. En Estados Unidos “el SP500 se mantendrá entre los 1.030 y 1.100 puntos”.

Una tendencia que irá pareja a la situación de la economía real y “todas las llamadas a la precaución para el próximo año nos parece muy acertada pues el año que viene no vamos a ver unos mercados subiendo tanto sino que manejamos entre un 10-15% de revalorización en el mejor de los casos. Todas las declaraciones apuntan a esta dirección “y nosotros las apoyamos”.

La reducción del dividendo es una medida razonable. Repsol ha descubierto mucho, “tiene una salud extraordinaria y en contexto en que el petróleo se va estancar en torno a los 80-90 dólares por barril lo hará bien pero también es una advertencia a los inversores para pedir calma y poner en consideración que el año que viene no va a ser tan boyante en renta variable como lo ha sido éste”. Una medida que podría afectar también a Sacyr Vallehermoso. Una compañía que presentó “unos resultados aceptables pero los fundamentales de las constructoras no se presentan nada halagueños para el próximo año”. El incremento del paro, afectará a la morosidad, a los bancos y, en consecuencia, a las constructoras. Sin embargo, este experto considera que “están llevando a cabo estrategias – como la diversificación de OHL en Latinoamérica- pero la recomendación para el próximo año será de mantenernos neutral”.

Nos gusta el sector energético y el de las energías renovables y “apostando por sectores defensivos puede ser una estrategia para sacar mayor rentabilidad al índice”.
Ciclo de Clases Magistrales

Su apuesta para el año que viene no incluye a la banca mediana española pues “se ha alejado bastante la cotización de sus fundamentales”. El año que viene el paro traerá mosoridad “y esto podría hacer que la banca mediana española pueda pasarlo mal al someterse casi exclusivamente al mercado doméstico”. Sin embargo, a Pingarrón le parece arriesgado ponerse corto “contra la tendencia de los grandes bancos – BBVA y Santander- que llevan una tendencia alcista enorme”. Y más cuando las recomendaciones y los fundamentales están diciendo lo contrario.

El oro está subiendo mucho por varios motivos: “el dólar tan a la baja está ayudando mucho a las materias primas además de estar formándose cierta burbuja especulativa”: La tendencia seguirá al alza “creemos que puede llegar a los 1.200 dólares”.

Sus recomendaciones se centran en Telefónica “un valor que sumará puntos a la revalorización del Ibex35” además del sector de las renovables “favorecidas por la regulación que llevará a cabo el gobierno de Barack Obama en Estados Unidos”.