La evolución de los índices americanos en la primera parte del año es positiva. Si nos fijamos a nivel trimestral, en el segundo trimestre “ha habido una pequeña corrección en el mercado, el Dow Jones acabó con una pérdida del 2.5%, el S%P500 con una pérdida del 3% y que se amplió hasta el 5% en el Nasdaq”.
El mes de junio fue bastante positivo, los mercados crecieron con un promedio del 4% y en general la bolsa ha marcado máximos en el mes de junio, en el Dwo Jones, de 1997. En general ha sido un semestre positivo.

Lo que ha ocurrido en Estados unidos es que en el último mes ha habido un debilitamiento de los datos macro. Los que fueron anunciados ayer, el sector manufacturero muestra que se está produciendo un debilitamiento en el crecimiento de la economía estadounidense. NO obstante, el ISM Manufactuero entre 43-50 puntos no está creciendo pero la economía continúa creciendo. Por lo que hay que estar atentos porque si comienza a bajar y pierde el nivel de 43 es cuando habría bastantes alarmas. El sector inmobiliario, el más deprimido durante la crisis, ha ido mejorando. Pedidos de bienes duraderos también han subido…y además, el sentimiento del consumidor y la confianza han bajado, lo que demuestra que el inversor no está muy contento con el estancamiento del empleo en Estados Unidos.

Las próximas jorandas hoy se anunciarán datos sobre pedidos de fábrica que luego se complementarán con el informe de empleo,se cree que no variará en el 8.2% actual. Pero aun así se espera que se cree en torno a unos 102.000 nuevos empleos en el último mes, que sería una dato bastante positivo. Además, esta semana destacarán las hipotecas semanales del miércoles y el iSM no manufacturero.

Aprovechando la festividad, bastantes inversores tomarán vacaiones, el volumen será menor pero a nivel macro los datos continuarán y tendremos que estar pendientes.

A nivel semestral, creemos que se producirá una estabilización del mercado estadounidense. En las ultimas semans se están registrando soportes y se intentarán alcanzar los máximos anuales de finales de marzo principios de abril. Niveles que estarían en torno a los 1420 puntos del S&P500, el Dow Jones en 13.200 y el Nasdaq recuperaría los 3100 puntos. Eso, si la FED no hace una política más agresiva.

Tenemos las presidenciales a la vuelta de la esquina y estaremos muy atentos a cómo será el desenlace. Además los estadounidenses estarán pendientes de los resultados del segundo trimestre y no quitar ojo a Europa y al crecimiento de China. En el último trimestre, habrá que ver quién gana las elecciones porque en ese momento veremos qué decisiones se toman en torno al precipicio fiscal, que es lo que estaría asustando a los inversores.