El año empieza a dar sus últimos coletazos con un marco en el que predomina el poco volumen y la usencia de grandes movimientos.

Mata asegura que le rally de navidad es gracias al poco volumen de estas últimas sesiones y al escenario fiscal ya que las grandes decisiones y las grandes compras se van a realizar en el próximo mes. Además, añade la experta, Fitch ha amenazado con rebajar la calificación de la deuda griega a bono basura a parte de rebajar la calificación de los grandes bancos.
 
Por otro lado, apunta Mata, “nos llegaba un poco de oxígeno desde la prensa lusa que aseguraba que China iba a invertir hasta 5.000 millones de euros en deuda portuguesa”, lo mismo que podría suceder en España ya que el desmadre europeo no es bueno tampoco para el gigante asiático.
 
Al otro lado del Atlántico “destaca el PIB que ha salido un poquito peor de lo esperado al salir un 0,1% por debajo de expectativas”, señala la experta.
 
Esto está presionando al euro que va a cerrar su peor año desde 2005. En el gráfico “vemos reflejado como se han relajado las tensiones desde que los rumores sobre la compra de deuda lusa por parte de China planean por los mercados.”
 
Los niveles clave, según Mata se sitúan en los 1,35200, el 50% de Fibonacci y en los 1,3153, el 38,2% de Fibonacci. En cuanto “a la media móvil simple de 200 sesiones lleva 3 días consecutivos que parece que va romper pero no sucede.” “Si perdiera esta media móvil podría llegar a caer. Las perspectivas que manejamos es que para mediados del primer trimestre podríamos llegar a los 1,20 dólares.”
 
El dólar/yen por su parte presenta un comportamiento bastante similar al euro/dólar; según Mata. Las expectativas que maneja la experta es que “la evolución de este par siga siendo alcista.”
 
Mata asegura que en un principio la senda del par debería ser alcista por la recuperación económica. La resistencia clave estaría en los 85,80.