Como cada mes, Anna Garofano, de Activos Financieros de Diverinvest EAFI nos explica dónde está poniendo el foco de inversión y los factores de incertidumbre que podría haber dentro de mercado. 

¿Hemos visto ya el suelo de mercado o aún podrían reanudarse más caídas en los próximos meses?
 
A comienzos de año esperábamos que este año fuera el de la volatilidad y, muy a nuestro pesar, parece que las previsiones se están cumpliendo. Estamos viendo mucha volatilidad desde principios de año y, aunque creemos que parte de las correcciones que esperábamos ya se han producido, este año la tendencia será la volatilidad y por tanto podría haber picos puntuales tanto al alza como a la baja. Continuamos pensando que nuestro escenario base no es el catastrófico.

El precio del petróleo se ha estabilizado por encima de los 30 dólares después del acuerdo de congelar la producción por parte de algunos miembros de la OPEP. ¿Podría haber tocado suelo?
 
Sí, el precio de venta del crudo podría haber tocado suelo. Si miramos el precio de producción, los más eficientes como Arabia Saudita están produciendo a 12 dólares por barril y los más ineficientes como México o Venezuela están produciendo a niveles de 19-23 dólares barril. Si miramos que el precio del crudo es un bien inelástico y además consideramos que los productores estaban acostumbrados a niveles de 100 dólares con márgenes brutales, creemos que podríamos haber llegado a un suelo. Además, tenemos que tener en cuenta que en estos niveles cualquier pequeño incremento en el precio puede ser un gran incremento en términos de rentabilidad con lo que pasar de 30 dólares a 35 dólares supone un incremento del 15%, con lo que puede haber mucha volatilidad ya que pequeños cambios al alza o a la baja pueden hacer cambiar mucho la rentabilidad.

Finalmente, creemos que es interesante destacar que las compañías petrolíferas no han caído en la misma medida que el precio del crudo. En el último año Shell ha caído un  33% y  Total un 26% con lo que vemos divergencias entre la caída del crudo y la penalización de las compañías petrolíferas.

La amenaza del Brexit es uno de los temas de actualidad. ¿Cómo podría afectar la salida de Reino Unido de la Unión Europea?
 
Aunque al Brexit no le asignamos una probabilidad mayor del 30%, es cierto que el referéndum del próximo mes de junio en Reino Unido está generando incertidumbre en los mercados. Por ejemplo, estamos viendo que el euro frente a la libra se está apreciando un 6% sólo en los dos primeros meses de 2016. Un tema del que se habla poco y que deberíamos mirar es cómo quedaría la UE tras una, posible marcha de Reino Unido, cómo quedaría el equilibrio interno de fuerzas. Sólo aumentaría la hegemonía alemana y habría una balanza poco compensada de poderes.

Algunos países están optando por los tipos de interés negativo. ¿Consideran que esto puede llegar también a regiones como Estados Unidos o Europa?

No es que puedan llegar sino que han llegado. El BCE ya está cobrando a los bancos y países como Suecia o Suiza ya tienen tipos de interés negativos. En EEUU la historia es distinta porque el compromiso de la FED es distinto.
 
¿Cuáles son los principales riesgos a los que se tiene que enfrentar el inversor en los próximos meses?


En próximos meses hay dos riesgos: la volatilidad y la falta de confianza de los inversores en los mercados. Las caídas de los últimos meses hace que haya mucha volatilidad en los mercados y esto es un problema endémico que hay que solucionar. Pero mucho más importantes es la falta de confianza que hay en los mercados. Ahora parece que hemos entrado en un círculo vicioso donde la falta de confianza hará que las cosas sigan bajando.

 ​¿Habría alguna inversión interesante para aprovecharse de la alta volatilidad que parece que nos va a acompañar este año?

Una inversión interesante depende del riesgo que se quiera asumir y del horizonte temporal que tengamos porque ahora estamos recomendando estar en cash y no realizando muchas inversiones. Aunque es cierto que hay inversiones como fondos que descorrelacionen la cartera y aporten diversificación, como los long-short, hedge funds o algún private equity que cojan todo el ciclo de mercado. A nivel más tradicional, la renta variable europea con Eurostoxx en cabeza ha caído un 6% y si el BCE sigue ayudando, podemos ver que se genera retorno.
 
¿Qué apuesta tienen para la renta variable española con la situación general que tiene el país? ¿Habría algunos valores para sobreponderar en este momento?

La RV española no nos gusta pues hay mucho ruido y preferimos abstenernos. A nivel de valoraciones, sí cabe destacar que si comparamos valores como el  Banco Santander, en 2008 estaba en 4,80 euros y hace unos días estaba en 3,60 euros, con lo que vemos niveles atractivos por valoraciones pero no nos convence ni el riesgo, ni la incertidumbre ni los retornos de la renta variable Europa.