El Banco Central Europeo anunció ayer que elevará el porcentaje máximo de adquisición en las emisiones de bonos desde el 25% actual al 33%. El presidente de la entidad, Mario Draghi, subrayó en rueda de prensa su predisposición y capacidad de actuar en caso necesario incrementando los estímulos monetarios. 

Draghi, aseguró que el banco central continuará realizando sus compras de activos por un valor de 60.000 millones de euros mensuales hasta finales de septiembre de 2016, e incluso más allá si fuese necesario. Además, anunció que el programa seguirá en funcionamiento hasta que se haya producido un sustancial ajuste en la inflación.  El BCE recortó sus previsiones de crecimiento del PIB para este año y los dos siguientes. La entidad estima que el PIB de 2015 quede en el 1,4%, frente a 1,5% de la última previsión. En 2016 estima que quede en 1,7% desde 1,9% anterior, mientras que para 2017 calcula un crecimiento del 1,8% desde el 2%.

Draghi dijo que espera que la recuperación económica siga adelante, aunque a un ritmo más lento, principalmente por la ralentización de los países emergentes que ponen el peligro la expansión global. Finalmente, también revisó a la baja sus previsiones de inflación para la zona euro, para 2015 queda en el 0,1% frente al 0,3% anterior, para 2016 estima que se sitúe en el 1,1% desde 1,5%, para 2017 estima que sea del 1,7% frente al 1,8% previo.



La disposición del Banco Central Europeo a incrementar sus estímulos, la revisión a la baja de las cifras de inflación y crecimiento de la zona euro, junto con las alertas de una ralentización del crecimiento global provocaron que el euro se situase en mínimos de quince días frente al dólar estadounidense durante la rueda de prensa de Draghi.  El movimiento de retroceso de ayer, provocó que el euro perforase a la baja el soporte situado en el entorno de los 1,12 dólares y perdiese su línea de directriz alcista de corto plazo. De momento, las caídas se han frenado justo al llegar a su media móvil de 200 sesiones, que pasa cerca de los 1,11 dólares.

Por debajo de este nivel, no se observan nuevas referencias de soporte hasta la zona de los 1,10 dólares, más abajo encontramos el siguiente soporte en torno a 1,08 dólares, si pierde este nivel dejaría un posible objetivo de precios hasta la zona de mínimos anuales, marcados el pasado mes de marzo en 1,0485 dólares por euro.

Hoy conoceremos el informe mensual de nóminas no agrícolas de Estados Unidos, si el resultado es positivo, aumentarán las expectativas de que la Reserva Federal suba los tipos de interés este mes de septiembre y el euro podría continuar cayendo. Mientras que un resultado negativo, podría anular las caídas de ayer y el euro podría volver a situarse por encima de 1,12 dólares y recuperar la senda alcista de corto plazo.

David Pina,

Analista Colaborador de ActivTrades.
*Todos los productos financieros con margen conllevan un alto riesgo para su capital.
Las ideas y opiniones expresadas aquí son únicamente las del escritor y no necesariamente reflejan el punto de vista de ActivTrades PLC. La finalidad de este artículo es informativa y no debería ser considerado como un consejo de inversión. Las previsiones dadas no son indicativas de resultados futuros y la decisión de actuar sobre las ideas y sugerencias presentadas en este artículo es decisión del lector. ActivTrades PLC está autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority (FCA) del Reino Unido. El número de registro de la FCA es 434413.