ETF, como explica Francisco López-Velayos, del departamento de productos cotizados de Société Générale “son las siglas en inglés de Exchange-Traded Funds, cuya traducción es fondo cotizado en bolsa, ya que se trata de un producto híbrido entre un fondo de inversión y una opción”.
 Esta herramienta coge del fondo “la forma jurídica y la diversificación, ya que el ETF replica el índice, por lo tanto, invertimos en la cesta de valores que conforman ese índice de referencia, además, como es inversión pasiva, evitamos la réplica y el riesgo del gestor, consiguiendo la misma rentabilidad que el índice de referencia pero, con tasas de comisión entre 3 y 5 veces más pequeña que los fondos tradicionales”. Y, de las acciones “toman la sencillez y la flexibilidad operativa, pudiéndose contratar en mercado, porque cotiza en bolsa durante toda la sesión”.

López-Velayos cuenta que “el especialista para los ETF’s se llama creador de mercado que se encarga de dar liquidez y ofrecer compra y venta en la sesión”. El precio de venta del ETF “es público durante toda la sesión y, además, se pueden percibir los dividendos que reparten las compañías del índice de referencia”.

La sociedad gestora del grupo Société Générale se llama “Lixor ETF Management y se dedica a la gestión alternativa, estructurada, pasiva y ETF’s”. Dicha gestora “tiene más de 60.000 millones de euros en activos bajo gestión y, en la rama de ETF’s tiene más de 30.000 millones”. En nuestro país, en concreto “oferta 24 ETF’s y en Europa tiene el ETF con un mayor patrimonio, el Lixor ETF Dow Jones Euro Stoxx 50, con más de 5.000 millones de euros de activos bajo gestión”.

El experto explica que para contratar un Lixor ETF “se realiza como cualquier acción española: a partir de un intermediario financiero”. Con este instrumento, “podemos operar a la baja en las compañías del sector bancario europeo, en las 30 compañías de mayor dividendo con el Lixor ETF Select Divided 30; a la baja en las compañías del Stoxx 600 con el Lixor ETF Short Estrategy Europe; en índices de estilo, con el Lyxor MSCI EMU Value; directamente en el Euro Stoxx 50 o en un ETF que apalanca por dos este índice, el Lixor ETF Euro Stoxx 50 Apalancado; por países emergentes o, con un único ETF en todos los mercados emergentes a la vez; en el mercado americano con el Lixor ETF Dow Jones IA y el Nasdaq 100; en el Ibex 35 o en un bajista de este índice con el Lixor ETF Ibex 35 Inverso; en deuda corporativa con el Lixor ETF Euro Corporate Bond; el sector del agua, en el monetario… hasta un total de 14 ETF’s”.

Según cuenta el experto de Société Générale “últimamente ha tenido gran relevancia la inversión en ETF de deuda corporativa, por ejemplo, con el Lixor ETF Euro Corporate Bond que sólo tiene una comisión del 0,20% anual pero un patrimonio en torno a los 300 millones de euros”. También destaca “el Lixor Ibex 35 Inverso que permite invertir a la baja en las compañías españolas replicando la evolución del índice Ibex 35 Inverso”.