Las condiciones que se impongan a la economía española en el punto de mira. Un rescate que será "duro o blando según el daño que hagan al ciudadano español", reconoce José María Luna, de Profim quien asegura que las medidas del BCE "nos ayudan a ganar tiempo para que las medidas surtan el efecto deseado"

Las medidas del BCE, son para ganar tiempo para que las medidas de reforma surtan el efecto deseado pero España debe ir más allá. “Que el BCE ayude es fundamental porque permitirá que la prima de riesgo se reduzca – como está sucediendo- y también es importante el comportamiento de los tipos de interés de corto plazo, la capacidad de financiación española mejora porque los tipos de interés – a pesar de ser altos- están lejos de los niveles de meses anteriores”. La reforma más importante es la de las administraciones públicas. El rescate será duro o blando en función del impacto en el ciudadano.

Reformas blandas sería que no nos apretarán más el cinturón: no suban los impuestos, que no merme la renta disponible…si no va por esa línea, ayudará al país. El rescate duro sería que la administración pública tuviera el tamaño que tiene que tener, evitar duplicidades, se deben mantener gastos productivos pero no los que no lo son.
Al final si se combinan las dos cosas empezaremos a idear medidas pro-crecimiento, que es lo que necesita la economía española. La medida del BCE es temporal, quieren que vayamos más allá por lo que tenemos que aprovechar este tiempo que nos está concediendo el BCE para crear empresas y puestos de trabajo.

Obviamente, todo lo que sea reducir las tensiones financieras, hará que la marca España se vea con mejores ojos. Pero todavía es pronto para apostar por deuda pública o invertir en fondos puros de renta variable española. Nosotros apostamos por otro tipo de mercados, en el caso de la renta variable por Estados Unidos. Pero sí que podemos tener posiciones en renta fija española privada pues “nuestras empresas están pagando por ser españolas pero sí han sabido hacer los deberes y se puede apostar por ellas bien comprando su deuda o mediante la fondos de renta variable global”.

En el caso de las elecciones americanas no es el gran problema de la economía estadounidense. La economía norteamericana a pesar de estar creciendo por debajo de su potencial, está creciendo, tiene compañías líderes a nivel internacional, no están sobrevaloradas y creemos que podemos seguir invirtiendo. Pero tiene varios temas importantes: el fiscal Cliff (abismo fiscal). Es una economía muy endeudada y ahora entraremos en una negociación entre republicamos y demócratas para intentar negociar ese techo de deuda porque en el caso de que no haya acuerdo, habrá una reducción drástica del gasto público americano. Si en paralelo, la política monetaria está en el aire, evidentemente podríamos tener un primer trimestre de 2013 de vuelta a la recesión económica. “Yo sin embargo soy optimista porque creo que habrá negociación, será dura pero finalmente evitarán una recesión”.

Hay algo muy importante, muchas veces como analista de fondos de inversión siempre te hablan de las bondades de los emergentes. Eso es innegable pero es cierto que la desaceleración en China o en un país como Brasil es una realidad porque lo que ocurre en Europa – menor demanda – y Estados Unidos influye directamente sobre estas economías. Podemos seguir apostando por renta variable emergente pero sólo para inversores de perfil de riesgo agresivo o muy agresivo. En este apartado, iría hacia los fondos de autor.