“La economía americana sigue débil, tiene un crecimiento errático y el nivel de paro no está en los niveles que querría. Sin embargo, no va a inyectar más capital en el mercado por los efectos perversos que podría tener aunque, por otro lado, admite que la economía americana lo soportaría y, en caso de que se deteriorara, pondría en marcha más medidas”, dice Rafael Ojeda, responsable del departamento de inversiones de Miramar Capital EAFI.

Entre tanto, en Wall Street, “el S&P 500 y el Nasdaq 100 se están enfrentando a los máximos del mes de marzo. Si consiguen perforar esta barrera el mercado tendrá alzas. Sin embargo, ahora el mercado está lateral e, incluso, algo bajista, porque desde estos puntos siempre cuesta subir con tanta incertidumbre”. Además, “la economía estadounidense está muy pendiente de lo que sucede en Europa”.

En Europa, el experto cree que “Draghi inyectaría sin problemas dinero a las economías en problemas, pero el Bundesbank no es partidario, por ello, el BCE podría dar dinero, pero a cambio de que se pida el rescate”. Ojeda cree que no hay escapatoria y que “finalmente España pedirá el rescate e, incluso ya está intervenida con el rescate de la banca”. “Aunque España está tomando ciertas medidas unilateralmente, o cambian mucho las cosas, o nuestro país se verá abocado al rescate porque no podemos crecer”.

¿Cuándo se darán los pasos decisivos para solucionar la crisis española? “lo primero que hay que solucionar es la crisis del sistema financiero y que el dinero que los bancos están recibiendo finalmente fluya al mercado y las familiar”.

Sin salir de Europa, el experto cree que “Grecia finalmente saldrá del euro. Mientras que España son ‘palabras mayores’, Grecia podría salirse del euro. Todos los recortes que se hacen en el país heleno son para ‘tirar para delante’, pero no puede. La situación es tan anémica que sólo le queda salir de forma ordenada del euro, volver al dracma, hacer una devaluación para competir en los mercados exteriores”. Si bien, Ojeda advierte de que “esto no es una solución”.

Entre los datos macro más relevantes de los últimos días el experto destaca que el ISM manufacturero de Chicago fue un dato malo, incluso peor de lo esperado. En cambio, el índice de confianza de la Universidad de Michigan ha sido positivo, batiendo el último registro y lo que se esperaba, y también los pedidos de fábrica han sido positivos”. No obstante, “lo que más preocupa es el dato de empleo de EEUU que se publicará el viernes”.