Luis Sánchez de Lamadrid, director general de Pictet WM en España, explica cómo están poscionados actualmente y de cara al 2015.
¿Han aumentado la exposición a renta variable en las carteras aprovechando las recientes caídas?
No, no hemos aumentando la exposición a renta variable, aunque pensamos que esto es sólo un recorte y no un cambio de tendencia, por un montón de razones macro y porque en los últimos años ha habido recortes en los mercados de 12-15% porque es sano para el mercado y porque tenía que pasar. Esto nos ha dejado un mercado más barato. Ahora, esperamos una consolidación del mercado a estos niveles. Estaremos pendientes de la evolución de los datos macro y de los precios de otros activos, como el petróleo, para que nos den más visibilidad antes de aumentar exposición.
Antes de verano redujimos un 5% la exposición a renta variable y compramos bono del Tesoro de EEUU a 10 años porque pensamos que es una buena cobertura para las carteras a la espera de un recorte que ha llegado ya.

Aunque en Pictet WM afirman que la renta variable es el activo más rentable a 12-18 meses, su posición es neutral, ¿por qué?
Porque estamos en un momento en que es difícil encontrar activos interesantes y baratos en los que invertir. El activo que más nos gusta es la renta variable, que se ha quedado más barata tras estos recortes, pero queremos ver cómo evolucionan EEUU, Europa y algunos emergentes. La eurozona es la que más nos preocupa, pues no se han hecho grandes reformas en algunos países como Italia o Francia.
En Europa Draghi está haciendo un gran trabajo, pero no es la única solución, si no que hay que hacer reformas estructurales en algunos países. De hecho, en Francia e Italia hacen falta reformas porque, sin ellos, la eurozona no puede crecer. En España, en cambio, ya hicimos los deberes y, por ello, este año probablemente seamos el país que más crezca de la Europa continental.

¿Qué espera del petróleo?
Tener un petróleo West Texas a niveles de 82 ó de 86 del Brent es muy interesante para la economía norteamericana y para el resto de economías, ya que abarata la energía y fortalece el crecimiento de las economías. Pero lo más importante no es un posible menor crecimiento de la economía mundial, si no que hay una guerra encubierta de precios. EEUU cada día está más cerca de la autosuficiencia energética y con el petróleo por debajo de 70-75 dólares, las nuevas formas de extracción –gas esquisto- no son interesantes. Además, dentro de la OPEP hay muchas discrepancias y quieren testar la sensibilidad de algunas economías a la bajada del precio del petróleo en un 20-30%.

¿Cree que los emergentes podrían verse lastrados por la caída del precio de las materias primas?
Creemos que el petróleo no debería bajar por debajo de los 80 dolares. Además, los emergentes, al igual que los mercados USA y Europa, han corregido mucho ahora pueden ser una posibilidad de inversión de cara al coro plazo.

¿Cómo se posicionan ustedes con respecto a la deuda high yield?
Todos los inversores tienen que pensar que ahora, a menor riesgo, menor rentabilidad. Los bonos high yield nos siguen gustando, aunque en algunos bonos de duración corta la rentabilidad esperada es demasiado baja, por eso los estamos empezando sacar de cartera, aunque vemos más volatilidad en los bonos de alto rendimiento con duraciones más largas y que les puede quedar algo de recorrido.

¿Cómo estructurarían una cartera de activos de cara a 2015?
Depende del perfil de riesgo de cada inversor, pero los activos que más nos gustan son la renta variable, enfocada en empresas de valor, sobre todo europeas. También se podría incluir algo de emergentes. En renta fija, vamos a ver cómo evoluciona el high yield de larga duración, los bonos convertibles, especialmente emergentes, que nos pagan algo más que los europeos y estadounidenses, aunque con algo más de volatilidad.