Rafael Ojeda, analista independiente, analiza la situación de la economía europea y estadounidense desde una óptica fundamental.

Banco Santander ha presentado en 2014 un beneficio atribuido de 5.816 millones de euros, lo que supone un aumento del 39% con respecto a 2013. ¿Qué le han parecido las cuentas de Banco Santander?
Destacaría el beneficio, pues ganar 5.800 millones no es fácil, no tiene tanta importancia que su beneficio haya mejorado un 40%, pues venía de años muy malos. Además, parte de este beneficio se justifica porque ya no tiene que dotar provisiones. Es posible que, poco a poco, vaya fluyendo ese dinero a la economía.

Además, destacaría que ha crecido en España y el resto del mundo, por lo que ya no está tan focalizado su crecimiento en EEUU, México y Latinoamérica que son países que durante estos años le habían salvado las cuentas.

¿Asistiremos a una ola de ampliaciones de capital y recortes de dividendo en la banca, como ha hecho Santander?
Puede ser, pero no tiene por qué. La ampliación de Banco Santander supuso un recorte encubierto del dividendo, pero es que estaba remunerando un 8-9% por encima de la media de su sector. Ahora, con la ampliación, el dividendo está en línea con la de BBVA.

Las ampliaciones de capital se dan porque las compañías necesitan pulmón o porque quieren captar capital para realizar adquisiciones. En uno u otro sentido son buenas, lo que pasa es que en el corto plazo son negativas para los inversores.

Además, cada vez más bancos quieren remunerar en efectivo, ¿por qué?
A los accionistas debería remunerarse en efectivo, pero para las compañías era muy fácil remunerar en acciones porque así evitaban descapitalizarse. Esta obligatoriedad a los bancos de remunerar al accionista con acciones, implicaba que muchos acabaran vendiendo y no siempre era positivo para la sociedad.

Las bolsas suben animadas por la aparente postura de diálogo que ha mostrado Grecia en las últimas horas. ¿En qué punto llegará a un entendimiento con la troika?
El punto de entendimiento se alcanzará cuando se haga una base sólida de negociación. A lo que no está dispuesta Europa es a aceptar quitas, porque podría sentar un precedente para otros países. Grecia ha admitido que va a devolver lo que debe, pero pide que se le quite la soga del cuello. Por ello, podríamos ver una ampliación del plazo de devolución, una cancelación de los tipos de interés para pagarlos luego o incluso, no pagarlos.

Grecia necesita la ayuda de Europa porque, en el momento en el que no le dé el dinero, el sistema financiero griego quiebra inmediatamente.

El petróleo Brent ya se coloca sobre los 55 dólares y el Crude Oil roza los 50. ¿Ha emprendido una corrección del movimiento bajista o ya podemos pensar en que se estabilice en estos niveles?
Creo que en el entorno de los 40 dólares ha hecho suelo. Las tensiones dentro del cártel de la OPEP eran claras, pues a Venezuela o a Rusia no les salía rentable producir a estos precios. Por ello, era obvio que el precio iba a subir, lo malo es la volatilidad. Debe encontrar un precio en el que asentarse en torno a los 55-60 dólares. Lo que está claro es que no vamos a volver a ver el petróleo a 100 dólares en muchísimo tiempo.

El jueves el Banco de Inglaterra anunciará subidas de tipos o el QE presiona a los Bancos Centrales para que sean más laxos?
Creo que no van a subir tipos esta semana, probablemente esperen hasta el segundo semestre del año y después de que lo haga la Fed. Mientras, los tipos tan bajos tan bajos están ayudando al crecimiento y a crear empleos, por lo que no tienen presión para subir tipos. Lo que sí puede haber es una guerra de divisas.

Los índices estadounidenses están lateralizando su movimiento mientras la temporada de presentación de resultados, que está dando sus últimos coletazos, no está siendo espectacular. ¿Qué espera de Wall Street?
Espero lateralidad o ligeras subidas. Las empresas han tenido trimestre tras trimestre subidas grandes y batiendo expectativas, pero ahora la bolsa estadounidense ya no está barata, por lo que los inversores deberían irse mudando, poco a poco a bolsa europea que tiene ratios más positivos, pero no lo están haciendo porque está cerca de la deflación y las empresas no crecen, Alemania y Francia no tiran… en cambio, EEUU está creciendo al 3% y los beneficios de las empresas, aunque no son los mejores, crecen.

Además, esta semana tendremos las cifras de paro mensual de enero de EEUU. ¿Qué espera?
La tasa de paro de EEUU no creo que se vaya a mover o, como mucho, baje una décima. Ya están en ‘pleno empleo’, por lo que ya deberían empezar a pensar en subir tipos.

Por cierto, el paro de España ha subido en 77.980 personasen enero, aunque fue el menor aumento del mes de enero desde 2007…
Ha sido un mal dato, pero ha sido el mejor en mucho tiempo. Pero el frenazo en la creación de empleo ha sido importante y ha habido 200.000 contribuyentes menos a la Seguridad Social por la campaña de navidad. En un año electoral como éste, estos datos de usan de forma partidista. España debería crecer en torno a un 2,5-3% para crear empleo.