José María Luna, director de análisis de Profim EAFI, comenta que “en Grecia tenemos a corto plazo un suspiro a pesar del desbloqueo de las ayudas por parte del FMI y el BCE".

José María Luna, director de análisis de Profim EAFI, comenta que “en Grecia tenemos a corto plazo un suspiro a pesar del desbloqueo de las ayudas por parte del FMI y el BCE, pues el problema es de más largo plazo, por ello, desde el 3 de julio, las autoridades europeas intentarán encontrar una solución final, no sólo para Grecia, también para todos aquellos países intervenidos o susceptibles de serlo”.

También, “Italia está en el ojo del huracán, su prima de riesgo ha aumentado y tiene problemas políticos y con los bancos… en definitiva, Italia tiene un problema de ingresos como la inmensa mayoría de los países de la Unión Europea e, incluso EE.UU. pero, si se pone un plan sobre la mesa que solucione el problema de Grecia a largo plazo, probablemente veamos una relajación de las primas de riesgo italiana”. Además, “Italia puede recuperar el sendero del crecimiento porque tiene un sector industrial importante y, en este sentido, con claras diferencias frente a Portugal o Grecia”.

“La renta variable norteamericana es el mercado que más nos gusta –reconoce el experto- y, quien quiera invertir a través de fondos, tiene que tener en cuenta que deben tener el riesgo divisa cubierto, ya que los planes de ayuda a los periféricos europeos permiten que el dólar se debilite y, por otro lado, parece que el BCE subirá los tipos antes que la Fed.”.

Sus recomendaciones pasan por “fondos ligados al S&P 500 que tratan de batir al índice y que tienen mucho sector industrial y farmacia en la cartera”. También apuesta por “fondos ligados al Nasdaq, es decir, del sector tecnológico si vemos una mejor evolución de estas compañías en EE.UU., o fondos ligados a medianas y pequeñas empresas”.

“Los stress tests presionarán el interés sobre la inversión en Bankia o Banca Cívica”, avisa Luna. Con respecto a su precio, dice que “salen con descuentos importantes ante la falta de interés institucional que les ha llevado a centrarse en los minoristas”, si bien, “de momento lo más recomendable es estar fuera del sector financiero europeo y, de querer estar, sólo a través de fondos de bancos grandes”.

En el mercado de renta fija, Luna apuesta por “los fondos de renta fija corporativa de calidad media y algo en high yield pues, las empresas actualmente tienen mucho cash y están en un proceso de desapalancamiento, si bien, descartamos invertir a largo plazo porque, si los tipos de interés suben, estos fondos van a sufrir, mientras que los fondos de 1 a 3 años, sí podrían ser importantes”.

Además, también destaca para los perfiles más agresivos “la renta fija emergente de países que están controlando su inflación, eso sí, debemos invertir con la divisa cubierta y no en fondos de más de 1 a 3 años”.

“Si no se deteriora el crecimiento en el mundo, especialmente en EE.UU., seguimos recomendando tener posiciones en renta variable dentro de la posición neutral por perfil de riesgo. Por mercados, en renta variable, EE.UU., Alemania y Francia, mientras que en España, sólo para los inversores más especulativos y no con más de un 10% de exposición de la cartera”.

En fondos, recomienda “fondos de deuda corporativa, de retorno absoluto y mixtos flexibles”.