Abordar el análisis de la situación financiera es conocer cómo es el patrimonio y de quién es el mismo. Puedo tener bienes privativos, que procedan de una herencia, y eso no forma parte de la masa. Conocer mi patrimonio – activos líquidos, inmobiliario…- y además hacer una adecuación entre ingresos y gastos. 

El ahorro puede formar parte de los gastos. Es importante determinar los gastos porque éstos determinarán la inversión mucho. Hay gastos irrenunciables – impuestos, pensiones, créditos o hipotecas….- y reducibles. El recibo de la luz, teléfono, gastos que podemos ver que se pueden estrechar en un momento determinado. Luego tenemos otros castos renunciables como el ocio y a las vacaciones. Hay que ver cuáles son los gastos que la persona tiene cubrir y ver cómo la persona va planteando sus objetivos y los pesos.

En el caso de una empresa sería ver el balance, la cuenta de resultados y a su vez hacer las previsiones para los futuros años.