Millán Álvarez Miranda, CEO de Adveo, valora la situación actual y perspectivas futuras de la compañía en el marco del 10º Foro Medcap.
Cerraron el primer trimestre con un aumento del beneficio neto del 7,1% tras vender su negocio industrial. ¿No era una rama estratégica?
No era un negocio estratégico. Era importante históricamente, porque la compañía partió del negocio industrial, pero evolucionó hacia la distribución y, hace 5 años, cuando definimos el Plan Estratégico, decidimos centrarnos en la distribución. Además, la industria que teníamos era una industria muy madura, por lo que parecía razonable salir de ella y concentrarnos en la distribución.

¿En qué perciben ustedes la reactivación de la demanda interna?
Hemos visto una caída de la demanda en España muy fuerte en los últimos tres años, que incluso ha llegado a doble dígito en algunos momentos del 2013, pero a finales del año pasado ya se notó un cambio de tendencia y una pequeña reactivación de la demanda. Es importante que nosotros nos adaptemos a ese cambio de tendencia ajustando la compañía y reestructurándola para poder generar beneficios empresariales.

¿Cómo están llevando a cabo la reestructuración de Adveo?
De forma multifaceta: reducción de infraestructuras, centros de distribución y oficinas de ventas, reducción de personal… un conjunto de medidas que van a hacer que seamos más productivos y competitivos.

¿Cómo está distribuido el peso del negocio español?
Ahora mismo nuestro negocio en España representa en ventas un 30% del total de la compañía, mientras que en beneficio no supone prácticamente nada. Las expectativas pasan por generar beneficio en España que supere el crecimiento que vamos a tener en el resto del mundo. De hecho, nuestras expectativas para el negocio internacional pasan por un crecimiento moderado, que esperamos sea menor que el que vamos a ver en España.
En España vamos a crecer a través de la reestructuración.

¿Se plantean adquirir alguna compañía?
Sí, actualmente estamos mirando oportunidades en diferentes partes de Europa, aunque hasta después del verano vamos a centrarnos en la reestructuración del negocio en España y después valorar las oportunidades corporativas a partir del tercer trimestre.