"El primer mes del año ha sido trepidante, convulso, con una clara dicotomía sectorial e incluso entre índices mundiales y entre bonos", apunta Pablo García, director de Divacons Alphavalue. Mientras que el S&P 500 se ha visto más perjudicado, el EURO STOXX 50 ha tenido al sector financiero tirando del carro. En Europa, la caída acumulada es del 2%, mientras que Wall Street ha cerrado enero como el peor mes desde marzo de 2020. "Entre los vencedores y vencidos sigue habiendo mucha diferencia". 

Sigue liderando las ganancias el sector petrolero, seguido de bancos y sector financiero en general, pero este mes de enero se cuela también entre los mejores el sector de las telecomunicaciones, que incluye también a las compañías de equipos, que sube prácticamente un 3%.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Mientras, febrero comienza con la vista puesta en los bancos centrales: esta semana hay cita del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra. ¿Dará alguna sorpresa el equipo de Christine Lagarde? "El problema que tiene Lagarde es que sabe, pero no lo puede decir, que el problema de la inflación se le está escapando, pero puede provocar un credit crunch si mueve ficha antes de tiempo". Por tanto, no se espera movimiento de ficha por ahora, pero cuando lo haya, que lo habrá en los próximos meses, el mercado sufrirá fuertes caídas, apunta el experto. 

Y es que, aunque por los movimientos de los precios sí sería el momento de dar algún paso, la situación económica no es tan holgada como en EEUU. Por eso Lagarde está esperando a que la Reserva Federal dé varios pasos antes de comenzar aquí en Europa con cualquier movimiento. "La patata caliente de la inflación sigue encima de la mesa del Banco Central Europeo". Y los mercados vigilarán de cerca cualquier pequeño cambio en sus discurso. 

En este escenario, fijarse en el sector financiero sigue siendo una buena apuesta. Pablo García apunta algunos nombres propios como UBS (que ha publicado hoy cifras positivas), ABN AMRO, ING, Societe Generale y aquí en España una posible opción podría ser el Banco Santander, que también rinde cuentas esta semana. "Todo dependerá de lo que Lagarde haga con los tipos, pero Santander también es una buena opción", apunta.