Armel Coville, analista y gestor de Estrategia de Oddo Asset management, analiza cuáles son las principales alternativas de inversión de este momento y cómo se encuentra el entorno global.
Este año hemos sufrido muchos momentos negativos en los mercados como, por ejemplo, Grecia o China… ¿Cuál es la mejor manera de obtener rentabilidades en nuestra cartera incluso con este tipo de factores?

Sí, tienes razón. Hemos experimentando mucha volatilidad en 2015. Creo que la mejor forma de manejar esta situación es ser extremadamente flexible en términos de gestión de activos. Po ejemplo, a principios de años era necesario invertir de manera consistente en renta variable y reducir tus posiciones. Nosotros gestionamos claramente nuestra exposición a renta variable en nuestros fondos flexibles siendo realmente conscientes de lo que estaba pasando en el mercado. Pero también hemos estado utilizando derivados que nos permiten proteger la rentabilidad de la cartera; sobre todo cuando la volatilidad es baja es el momento de invertir en opciones put por ejemplo, para estar protegidos contra las caídas del mercado en el momento que aparecen. En ese momento el coste del seguro es bajo, por lo tanto es una forma interesante de permanecer flexible en términos de asignación de activos y de proteger la rentabilidad en caso de colapso del mercado.

¿Cuáles son las acciones más defensivas en este momento?

La gran pregunta en este momento es en términos de situación económica de manera global. Tal y como has mencionado China está añadiendo miedos al mercado debido a su crecimiento económico. Así que por el momento la mayoría de los inversores consideran que son los valores más defensivos, tanto en términos de balances sólidos pero también el hecho de contar con una buena cuota de mercado, es decir una tendencia de mercado positiva. Un ejemplo es el sector de la comida y las bebidas, muchos inversores creen que este tipo de valores son los mejores en este momento debido a que son menos cíclicos que otras partes del mercado. Probablemente están en lo cierto, pero el único punto en contra es que estos valores están muy caros en este momento. Nosotros encontramos cada vez más oportunidades en sectores más cíclicos, incluyendo los bancos. Por ejemplo, las últimas inversiones que hemos hecho en nuestro fondo flexible fueron sesgadas hacia valores del sector automovilístico y del sector bancario.

¿Qué tipo de acciones necesitamos evitar?

Yo diría que por el momento, el sector de las materias primas es todavía un sector a evitar. Es verdad que esta idea no es muy original ya que estos valores han estado bajo una gran presión desde principios de año. Todos sabemos lo que le pasó a Glencore, pero es cierto que este tipo de valores pueden estar enormemente endeudados y pueden ser muy sensibles a los precios de las materias primas, historia negativa no se ha acabado necesariamente. Si nuestro escenario de repunte económico no se materializa en la segunda parte del año, entonces este tipo de sector, incluyendo todas las majors, seguirá estando bajo presión desde nuestro punto de vista.

La Reserva Federal de Estados unidos está casi cerca de incrementar los tipos de interés en el país. ¿En qué tipo de activos deberíamos invertir para proteger nuestras inversiones de un posible impacto en los mercados?

Podemos considerar que si la Fed sube los tipos de interés, es porque la tasa de desempleo caerá incluso más y los salarios se habrán acelerado probablemente en EEUU, lo que significa que la inflación aumentará en algún momento en EEUU. En nuestra cartera flexible hemos invertido en bonos ligados a la inflación, lo que significa que tendremos un excedente en términos de remuneración con este tipo de bonos. Si la inflación se acelera en el futuro, lo que debería ocurrir en algún momento una vez que los precios se hayan estabilizado, en un mercado donde la renta variable se esté encareciendo bastante y donde el aumento de los tipos es una amenaza para los bonos tradicionales, pensamos que los bonos ligados a la inflación son una oportunidad interesante.

También el petróleo ha sido un factor negativo en los mercados, especialmente para los países productores. ¿Piensa que sería posible para algunas compañías que esta tendencia se alargara?

Es cierto que si esta tendencia continúa, todos sabemos que las compañías industriales, pero también empresas como Air France, Lufthansa, se beneficiarán claramente de precios del petróleo más bajos. Pienso que también es muy importante recordar que los consumidores, tanto en EEUU como también en Europa, van a beneficiarse de enormes transferencias fiscales equivalentes a esta bajada del crudo, porque esto significa que tienes economías enormes en términos de consumo de petróleo o de consumo de gasolina, lo que podría también apoyar los sectores de consumo como hemos visto desde principios del año.

¿Le gusta España para invertir a pesar de los riesgos políticos? Como Cataluña, las elecciones generales de España…

De hecho, en lo que se refiere a fondos de renta variable en la gestión de Oddo, no decidimos invertir en un país o en otro. Nosotros sólo invertimos en compañías, lo que significa que es debido a que esta compañía tiene perspectivas y valoraciones interesantes por lo que invertimos en ella tanto si está en Francia, España o Alemania. Habida cuenta de esto, es cierto que por el momento en nuestro fondo de empresas familiares invertimos en Santander, que es uno de los bancos más interesantes que podemos encontrar en lo que a compañías familiares se refiere, también invertimos en Grifols, en el mismo fondo, y el último valor con el contamos es con Inditex, pero se está convirtiendo en una posición más pequeña dada la valoración actual de la compañía.

¿Invierte en bonos gubernamentales? En ese caso… ¿En qué países?

Como he mencionado, en EEUU estamos invertidos principalmente en bonos ligados a la inflación. Respecto a otras zonas, en Europa invertimos en bonos periféricos principalmente en España, Italia o Portugal, pero también en países como Bélgica. Queremos invertir junto al BCE, ya que como sabemos es un comprador muy fuerte en el mercado, y aunque el rendimiento no es tan alto como era hace unos meses, todavía se trata de un rendimiento interesante y es también una manera de limitar la volatilidad en el fondo. Y para finalizar, estamos invirtiendo de nuevo en deuda emergente, es una estrategia de inversión que no teníamos en nuestro fondo flexible desde principios de año. Dado el rendimiento alcanzado por este tipo de inversiones, aproximadamente del 7% en divisa local, pensamos que a este nivel de rendimiento invertir en esta categoría está empezando a ser interesante y es la razón por la que a finales de agosto volvimos a invertir en deuda emergente en la cartera de nuestro fondo flexible.