Hoy es un día clave para Aena, pues el Comité de Seguimiento de la OPV de Enaire podría confirmar si el operador aeroportuario toca el parqué el 12 de noviembre o, por el contrario, el proceso de privatización se retrasa indefinidamente.

La razón está en que, al parecer, no convence al Comité que PwC haya sido el auditor de la compañía en los últimos años y, además, quien haya extendido la comfort letter (carta de conformidad). Lo cierto es que en las últimas OPV e IPO de nuestro mercado, el propio auditor ha sido el que ha escrito la carta de conformidad, pero en este caso se podría abrir un concurso público.

¿Cuánto se podría retrasar?
La respuesta es varios meses. Echen cuentas pues, si el Comité de Seguimiento de la OPV convoca un concurso para designar a un auditor que emita la comfort letter exigida por los bancos colocadores, deberá recibir, al menos, tres propuestas (es imposible calcular cuánto tardarían en llegar dichas ofertas). A esto habría que sumarle más meses, por lo menos dos (y ya entaríamos en 2015) ya que, las comfort letter deben realizarse en un plazo inferior a 4 meses y medio desde el cierre de las últimas cuentas auditadas. Las últimas que se editaron fueron a fecha del 30 de junio y ya han pasado cuatro meses. A poco más que el proceso de concurso del auditor se retrase, la OPV tendría que volver a empezar, pues el auditor ya tendría que tener en cuenta los resultados del tercer trimestre (30 de septiembre) para extender su comfort letter.

¿Podríamos estar ante otra OPV fallida del Estado?
No sería la primera vez que el Estado no logra sacar adelante una privatización vía bursátil de una compañía. Sin ir más lejos, recuerdo personalmente el fiasco de Loterias. Hace tres años el gobierno daba marcha atrás con aquella OPV a última hora, después incluso de convocarnos a los medios para explicarnos las bondades de aquella “prometedora” oportunidad de inversión. Todo se fue al garete porque, a ojos del gobierno, Loterías quedaba infravalorada en 3.000 millones menos de lo previsto.

¿Piensan que Aena está infravalorada?

Pues lo cierto es que la amplia horquilla de precios que se maneja la sitúa, en el mejor de los casos –para el gobierno-, cara y, en el peor, muy barata. Tras el dictamen del Consejo Consultivo de Privatizaciones, Aena ha sido valorada en una horquilla entre los 6.225 y 8.025 millones de euros, a un precio por acción entre 41,5 y 53,5 euros. Según José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, “si sale a 8.000 millones, será cara y, si sale a 6.000, estará más barata”. En cambio, ha habido otros informes independientes que han valorado a Aena en otros rangos de precios. Por ejemplo, Société Générale, creía más acertado situarla entre 5.700 y 8.100 millones (entre 38 y 54 euros por acción), y BBVA entre 4.000 y 9.900 millones (entre 26,7 y 66 euros por título). Es decir, la horquilla publicada como definitiva por el CCP colocaría la parte alta por encima de las valoraciones de otros informes independientes, pero también estarían infravalorándola en la parte baja, en comparación con BBVA o SG.

En 2015 las previsiones de Aena son facturar 3.774 millones de euros con un beneficio neto de 629 millones, casi un 30% más que este año, según los Presupuestos Generales del Estado. Pero Carlos Ladero, consultor de Invinco, considera que “se está valorando cara teniendo en cuenta la deuda que tiene y el Business Plan para los deficitarios aeropuertos españoles”.

Si sale adelante, ¿qué debe hacer el inversor minorista?
Lizán recomienda esperar y ver pues, de salir adelante la OPV, “hay que tener en cuenta que se lanza porque necesitan dinero, si la empresa fuera buena no te la darían. Es mejor esperar, ver cómo fluctúa en el mercado, el management y los resultados y, después de 3 ó 5 trimestres, tenerla en cuenta”.

Tremendo despliegue de oficinas colocadoras
El gobierno ha tirado la casa por la ventana y ha contratado a BBVA, Santander, Morgan Stanley y Bank of America para colocar el papel de Aena. Hasta 20.000 oficinas bancarias alrededor de toda España ofertarán las acciones del operador de aeropuertos. Casi un 20% del total de oficinas bancarias que existen en nuestro país. Vamos, que prácticamente vamos a poder comprar títulos de Aena en cualquier esquina. Estos bancos, que son los que precisamente exigen la conflictiva comfort letter, cobrarán una comisión del 1% por el importe adjudicado.

¿Por qué el gobierno sólo quiere diseminar entre minoristas un 28% de Aena?
La razón, según el el Ministerio de Economía reside en que quiere evitar otro caso Bankia, cuya salida a bolsa provocó pérdidas a 300.000 pequeños accionistas y miles de demandas judiciales generadas. Si leemos entre líneas esta justificación, lo cierto es que parece que el gobierno ya parte con la idea de que la privatización de Aena puede dar más de un disgusto. Además, a cada inversor minorista se le exigirá una inversión mínima de 1.500 euros y un máximo de 200.000 euros y, en caso de sobredemanda, estarán sujetos a un prorrateo que consta de un primer tramo lineal, que supone la asignación del mismo número de acciones a todos los inversores, y de un tramo proporcional para asignar el resto de las acciones. Mientras, el resto de la OPV, que comprende un 49% del total de la empresa, irá a mayoristas ya designados, y un 51% se lo quedará el Estado. Este último porcentaje que permanecerá en manos del gobierno "no es relevante", según Ladero.

¿Los fondos que forman el núcleo fuerte del accionariado (21%) son apropiados?
Los tres inversores mayoristas tienen un know how que pueden aportar a Aena
, entre el historial de inversión española (Alba), la gestión de aeropuertos (Ferrovial) y el capital privado que busca negocios con futuro (TCI y talos):

- Corporación Financiera Alba: 8% del capital (12.000.000 acciones) con un precio máximo de 53,33 euros por acción y una prima sobre el precio de la OPV de 0,10 euros.

- Faero España, empresa perteneciente al grupo Ferrovial: 6,5% del capital (9.750.000 acciones) con un precio máximo de 48,66 euros por acción y una prima sobre el precio de la OPV de 0,15 euros.

- TCI Luxembourg y Talos Capital Limited -ambas del mismo grupo-: 6,5% del capital (9.750.000 acciones) con un precio máximo de 51,60 euros por acción sin prima.

Los inversores que integren el núcleo estable de Aena tendrán que mantener su participación al menos durante un año. El precio que pagarán los adjudicatarios será el del tramo institucional de la OPV más la prima que, en su caso, hayan ofrecido, siempre que no se supere el precio máximo ofertado por cada uno de ellos. Asimismo, todos ellos tendrán un plazo de mantenimiento de la inversión de un año.

¿Qué lugar ocupará Aena en nuestro mercado?
Uno destacado, pues aunque no entrará previsiblemente en el Ibex 35 (ya que actualmente ya está compuesto por 35 valores y han sido raros los casos de aterrizaje directo en el Ibex) sí tendrá una capitalización elevada en el Continuo. De hecho, superará la capitalización de acciones de primera división como Abengoa B, Acciona, FCC, Gamesa, Indra, Jazztel Mediaset, OHL, Sacyr, Técnicas Reunidas y Viscofan.


Apúntese a nuestras alertas de cambio de ciclo bursátil