Telefónica ha presentado en el Centro de la Fundación para la Investigación en Etología y Biodiversidad (FIEB) en Casarrubios del Monte (Toledo) los primeros resultados de la plataforma de estudio del comportamiento en fauna silvestre SMARTfieb en la que se ha empleado tecnología IoT (Internet de las Cosas).
 
La plataforma SMARTfieb se ha diseñado con un doble objetivo: controlar las infraestructuras y condiciones de entorno del centro de investigación y permitir la aplicación de las más avanzadas tecnologías para el reconocimiento automático de vídeo para el estudio no invasivo de los animales. De esta manera, FIEB controla centralizadamente las infraestructuras de agua y eléctricas así como la temperatura y humedad de todos las instalaciones con animales.

Asimismo por medio de tecnologías de RFID (Radio Frecuency IDentification), análisis de vídeo y sensorización del entorno, SMARTfieb facilita la obtención de información crítica para mejorar los programas de estudio y cría de los animales más amenazados como el visón europeo. Los sistemas de sensorización se han desarrollado utilizando equipos Rapsberry Pi y Arduinos. Para el análisis de comportamiento a través de tratamiento automático de vídeo se ha empleado tecnología de Mobotix.

Los datos generados por estos dispositivos y sensores son recogidos en tiempos reales y almacenados en la Plataforma IoT Thinking Things de Telefónica, la cual facilita su explotación posterior gracias a sus herramientas e interfaces de desarrollo (APIs) basadas en los estándares europeos FIWARE.

Con este proyecto Telefónica extiende el uso y la aplicación del IoT, actualmente usados en la industria y ciudades, a toda la comunidad científica, y abre una multitud de oportunidades derivadas del uso de estas tecnologías como son los “estudios remotos” que minimizan el impacto de las observaciones en la fauna silvestre.

De este modo, la tecnología actualmente desplegada permitirá detectar automáticamente pautas de comportamiento en la temporada de cría de la próxima primavera para prever momentos biológicos clave como el celo, el parto o la puesta, además de situaciones que se salgan de lo habitual, como el estrés o la aparición de enfermedades, todo ello reduciendo al máximo el contacto físico con los animales.

Como parte del proyecto se ha desarrollado una web específica: www.fiebfoundation.org/smartfieb donde el público podrá acceder a mucha de la información obtenida así como a cámaras en tiempo real en algunas de las instalaciones de proyectos de cría.

La tecnología en los proyectos de conservación de Especies Amenazadas

El visón europeo está considerado actualmente como el mamífero más amenazado de Europa. Desde el 2005 existe un programa de cría en cautividad dentro de la Estrategia Nacional de Conservación de la especie, coordinado por el MAGRAMA en el que participan las Comunidades Autónomas de La Rioja, las tres Diputaciones del País Vasco, Aragón, Castilla y León, Navarra y Cataluña. En el centro de cría de FIEB se alojan diez ejemplares destinados a la cría en cautividad en unas instalaciones especialmente diseñadas para ellos.

Las instalaciones, además de recrear el ecosistema de ribera y dar el máximo espacio posible, están equipadas con tecnología que permite realizar observaciones del comportamiento 24 horas al día. Además de un sistema de cámaras HD con visión diurna y nocturna, los módulos de los visones europeos cuentan con sensores de presencia/ausencia, sensores de peso, cámaras de huella de calor (Mobotix) y una estación meteorológica que permite conocer temperatura, calidad del aire, radiación UVA/UVB, humedad y pluviometría.

El empleo de esta tecnología permitirá conocer los efectos de los diferentes factores meteorológicos y su variación a lo largo del tiempo en el comportamiento de los visones europeos y, a medida que se siga desarrollando las aplicaciones de este tipo de tecnología, podría ser aplicada a estudios en campo, así como al impacto del cambio climático en las especies amenazadas.

Telefónica se une así a los esfuerzos para la protección de esta especie colaborando con sus tecnologías en las instalaciones del Centro de cría de FIEB que se empezaron a desarrollar en 2013 gracias al apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad y ACCIONA.