Tras la fallida venta de su filial británica O2, Telefónica busca salidas para que la venta de esta compañía le proporcione liquidez para reducir su deuda. Entre las opciones que baraja la operadora española está la salida a bolsa de la filial, conservando la mayoría accionarial.

Telefónica ha enviado un comunicado a la CNMV reconociendo que está analizando distintas alternativas estratégicas respecto a la filial británica O2, eso sí, todas ellas manteniendo Telefónica la mayoría accionarial. Entre dichas alternativas se encuentra la una posible Oferta Pública de Venta de acciones, habiéndose iniciado los correspondientes trabajos preparatorios.

Entre tanto, Telefónica ha anunciado su intención de proceder a realizar una oferta de acciones de su filial de infraestructuras de telecomunicaciones Telxius Telecom, dirigida a inversores cualificados. Está previsto que la oferta tenga lugar durante el segundo semestre de 2016, tras la obtención de la aprobación por la CNMV del prospecto de la oferta. Telxius tiene la intención de solicitar la admisión a cotización de sus acciones en las bolsas de valores de Barcelona, Bilbao, Madrid y Valencia, así como en el Mercado Continuo de esas bolsas de valores. El free float de Telxius será de al menos un 25%, mínimo legal exigido para la admisión a cotización y, al mismo tiempo, permitirá a Telefónica, S.A. mantener una participación mayoritaria en Telxius inmediatamente después de la Oferta. 

Telefónica busca con estas ventas obtener recursos con los que rebajar su deuda de 52.000 millones de euros a finales del pasado mes de junio, lo que supone alrededor de 3,3 veces ebitda. Sin embargo, La compañía presidida por Álvarez-Pallete ha anunciado a los inversores que su objetivo a medio plazo es lograr reducir su endeudamiento hasta 2,35 veces ebitda para finales de 2017.