Diciembre es el mes en el que la contratación y aportación a planes de pensiones aumenta de forma sustancial. Y también es el mes en que las entidades lanzan atractivas ofertas comerciales para atraer el ahorro. Pero, ¿dónde invertir?, ¿cuál es el producto que se adapta a cada situación personal? Es el momento de analizar, entender en qué se invierte, resolver dudas y valorar el nivel de riesgo. Banco Santander ha lanzado un nuevo simulador que permite ajustar el mejor producto según el perfil de cada cliente.

Santander Planes de Pensiones

El ahorro de los hogares españoles es muy inferior a la media de Europa. Según el último Informe del Observatorio del Ahorro y de la Inversión presentado la semana pasada, apenas representa un 5% de la renta bruta disponible, frente al 12% de la media de la zona euro. En el caso concreto de las pensiones privadas, también queda mucho camino por recorrer. Según datos de la OCDE, los españoles ahorran catorce veces menos en términos de PIB que los daneses en este tipo de productos.

No obstante, la incertidumbre que se está generando en torno a la necesidad de complementar la pensión pública con pensión privada está calando cada vez más. Según Banco Santander, “no sólo nuestros clientes más mayores se plantean la necesidad de complementar su futura pensión de jubilación. También son muchos los jóvenes que viven con preocupación el debate que está en la calle: la sostenibilidad del sistema de pensiones”.

Los planes de pensiones son en la actualidad el principal producto de ahorro en materia de previsión social. El objetivo fundamental es servir de complemento, en el momento de la jubilación, a la prestación pública, de manera que nos garantice una situación más desahogada en el futuro. Al cierre del pasado mes de septiembre, el patrimonio gestionado en España en planes de pensiones individuales ascendía a 74.497 millones, con un aumento del  0,16% en 2018 y del 2,72% en doce meses.

¿Dónde invierten?

El patrimonio de los planes de pensiones se encuentra permanentemente invertido en activos, tanto de renta variable como de renta fija y mercados monetarios. Este patrimonio es administrado y gestionado por una entidad gestora que lleva a cabo los procesos de inversión, de acuerdo a la política del fondo y la situación de los mercados. No todos los planes de pensiones son iguales y, dependiendo de la categoría, el partícipe asume más o menos riesgos. En general, las gestoras recomiendan a los inversores más jóvenes asumir mayores riesgos, es decir, invertir una proporción mayor en renta variable para obtener mayor rentabilidad a largo plazo e ir modificando la inversión a posiciones más conservadoras a medida que avanza el tiempo.

¿Qué rentabilidad ofrecen?

Los planes de pensiones no garantizan ninguna rentabilidad. Esta dependerá de la evolución de los activos en los que invierte, ya que tanto los títulos de renta fija como los de renta variable fluctúan en los mercados financieros. Según los datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (INVERCO), sólo los planes de renta variable y variable mixta han obtenido rentabilidades positivas a un año, del 2,68% y 0,36%, respectivamente. Sin embargo, si se toman en cuenta periodos más largos, a partir de tres años, todos los planes de pensiones ofrecen una rentabilidad media anual positiva.

 

planes de pensiones Santander

 

¿Qué aportación hay que realizar?

Las aportaciones a un plan de pensiones son decisión de cada cliente. Hay planes que permiten aportaciones mensuales de 50 o 100 euros. Además, las aportaciones pueden realizarse mensualmente, cada trimestre o una vez al año. El tope máximo de inversión es de 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas (la menor de las dos). No obstante, para aquellas personas que tengan un cónyuge que no tenga rendimientos de trabajo o cuyas actividades económicas sean inferiores a 8.000 euros, podrán aportar al plan del cónyuge hasta 2.500 euros anuales.

¿Cuándo puedo recuperar el dinero?

Aunque los planes de pensiones están pensados para recuperar los ahorros en el momento de la jubilación, también es posible disponer de ellos antes de jubilarse si se produce alguna de estas circunstancias: incapacidad laboral del titular, enfermedad grave, situación de dependencia, fallecimiento del titular y otros supuestos excepcionales como desempleo de larga duración.

¿Cuáles son las ventajas fiscales?

Los planes de pensiones tienen una ventaja a la hora de realizar la declaración de la renta, ya que permiten desgravar el dinero aportado restándolo directamente de la base imponible. El tope máximo de desgravación es de 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas (la menor de las dos), es decir, el tope máximo de inversión.

¿Cuándo empezar a ahorrar para la jubilación?

Todos los expertos coinciden en señalar que cuanto antes mejor. Cuanto más tarde, más esfuerzo tendremos que realizar para alcanzar nuestro objetivo de ahorro en el momento de la jubilación.

Banco Santander ha lanzado un nuevo simulador de plan de pensiones.  Respondiendo a cinco preguntas (edad, salario bruto anual, años de cotización a la Seguridad Social, aportación mensual prevista y saldo acumulado en otros planes) el cliente podrá tener una visión completa a la hora de planificar su futuro. En función de las respuestas, el banco ajustará a cada cliente el mejor plan de pensiones, adaptado a su horizonte temporal y a su perfil de riesgo, totalmente personalizado y gestionado de forma activa, clave para una rentabilidad adecuada.

El banco ha puesto este año el foco en los jóvenes, con ofertas para aquellos que ahorren con aportaciones periódicas. Para ellos ha diseñado el plan de pensiones Mi Proyecto Santander Smart, con incentivos para que comiencen a ahorrar para su jubilación. Aquellos clientes de entre 18 y 31 años que contraten su plan de pensiones y realicen aportaciones de, al menos, 100 euros al mes recibirán una bonificación por el mismo importe de su primera aportación (hasta 100 euros). Además, cuenta con una gama de productos vinculados al ciclo de vida, Mi Plan, que modula su cartera a lo largo del tiempo con distintos perfiles de riesgo. Así, su exposición a renta variable es mayor cuanto más tiempo queda para el momento de la jubilación. A medida que ese momento se acerca, el peso en renta fija en la inversión se irá incrementando gradualmente.

 

Plan Pensiones Santander

 

Santander cuenta con más de 400.000 clientes entre 18 y 35 años con nómina. Según el simulador de la entidad, una persona de 25 años con un salario de 25.000 euros brutos anual y una aportación de 100 euros mensuales al plan de pensiones Mi Proyecto Santander Smart, conseguiría un ahorro fiscal de 340 euros al año. En el periodo hasta su jubilación (estimada a los 65), el ahorro fiscal ascendería a 13.584 euros. El capital estimado acumulado de su ahorro en sería 100.472 euros.

La entidad, que gestiona más de 7.200 millones de euros en planes de pensiones individuales, ha lanzado en la campaña de este este año una de las ofertas más atractivas y ofrece una bonificación de hasta el 5% sobre el importe traspasado. Así, los clientes que lleven su plan de pensiones desde otra entidad a cualquiera de los planes de renta variable y mixtos o a PPA gestionados por Santander antes de 31 de diciembre podrán acogerse a una bonificación del 1% o el 3%. Además, con el objetivo de premiar algo tan relevante como la constancia en el ahorro con vistas a la jubilación, Santander ofrecerá un 2% adicional a aquellos clientes que realicen aportaciones periódicas con un importe mínimo de 100 euros al mes.