El Crack de 2008 estuvo a punto de destrozar la economía mundial.  Muchos expertos achacan a la psicología una de las consecuencias de este evento pues, cuando se trata de tomar decisiones sobre el dinero, la mente humana se comporta de una forma irracional.