Entrevista en exclusiva de Bankinter para Estrategias de inversión.


Bankinter cerró 2013 con el mejor resultado de los cuatro últimos años ¿Qué perspectivas tienen para este año?
Hay que constatar que la evolución de los resultados en Bankinter en 2013 ya ha sido muy buena. Esa tendencia de crecimiento se mantendrá en 2014, año que afrontamos con optimismo y confianza, tanto por la incipiente mejoría de la actividad económica como por la estrategia definida del banco y su elevado nivel de solvencia. El banco cuenta con una serie de atributos que nos colocan en una posición privilegiada para aprovechar las oportunidades de crecimiento y captación de negocio y clientes que van a surgir en un mercado con menor número de bancos operando. Seguiremos apostando por segmentos de negocio como la banca privada, en donde somos un actor de referencia y buscamos incrementar cuota de mercado; en el segmento de empresas, en donde tenemos un ambicioso plan a tres años para incrementar el volumen de crédito empresarial en más de 4.000 millones de euros, y en el mundo asegurador, donde somos ya líderes sectoriales en algunos ramos.

El margen de intereses sigue siendo la “asignatura pendiente” de la banca en general. ¿Creen que el pequeño repunte del euríbor que hemos visto en los últimos meses favorecerá que esta variable comience a mejorar?
Es verdad que el margen de intereses cayó un 3,7% en el conjunto del año, debido sobre todo a la brusca caída que experimentó el Euribor a 1 año, que sigue en mínimos históricos. No obstante, si se analiza la evolución de este margen trimestre a trimestre se observa que, después de haber tocado fondo en el primer trimestre, desde marzo a diciembre ha seguido una tendencia de constante mejora. Así, el margen de intereses del cuarto trimestre de 2013 fue de 174 millones, lo que significa un 18,6% más que el del cuarto trimestre de 2012. Todo ello gracias al abaratamiento del coste de los depósitos y la sustancial mejora del margen de clientes, que está experimentando un fuerte crecimiento (ha crecido del 0,72% al 1,15%) gracias al buen comportamiento de las líneas de negocio estratégicas de banca privada y empresas. Esta mejora permite generar resultados más estables y de mayor calidad, que se asientan en la buena marcha del negocio tradicional. Esperamos que esta tendencia se mantenga en los próximos trimestres.

Porque… ¿creen que este año volverá el crédito? Sus cifras dejan una caída del 2,1% en los créditos totales respecto a 2012.
Es verdad que el volumen total de créditos a clientes ha experimentado una leve caída del 2,1% en 2013, si bien hay que poner esa cifra en el contexto de un entorno macroeconómico todavía contractivo en el que el total de la inversión crediticia del sistema financiero se ha reducido por encima del 12,6%. Y si hace un análisis más en detalle, la financiación de Bankinter a empresas ha crecido un 4,5%, hasta alcanzar un volumen de inversión de 17.700 millones de euros, mientras que el conjunto de entidades financieras han reducido la inversión a empresas alrededor del 9%.
Bankinter, al igual que el resto de bancos solventes, quiere dar crédito y está en disposición de hacerlo. Pero hemos de tener en cuenta que en un entorno recesivo como el de los últimos años, las empresas y las familias, que ya estaban muy endeudadas, tienden a desapalancarse en mayor medida que a pedir más créditos. Eso ha hecho que la capacidad crediticia de las entidades no se use con plenitud. Afortunadamente, desde el pasado verano el panorama está cambiado y se percibe una menor aversión de los clientes al crédito. Hay más operaciones de crédito y en mejores condiciones. A medida que se consolide la recuperación económica y aumente el clima de confianza, aumentará la demanda, y la concesión de crédito. El elevado ratio de capital del banco y el bajo nivel de morosidad, tres veces inferior a la del sector, nos otorga una posición de privilegio para poder seguir dando crédito y financiando los proyectos solventes que nos presentes los clientes.

¿En qué segmento?
En el segmento de empresas. Ya hemos comunicado nuestra intención de incrementar nuestro volumen de crédito a empresas en más de 4.000 millones, hasta alcanzar un volumen total de 22.000 millones en 2015. Para apoyar este crecimiento estamos firmando acuerdos con el ICO, el BEI, el FEI o las sociedades de garantía recíprocas, destinados a abaratar el crédito y facilitar la financiación a las empresas. Creo fundamental que las entidades financieras, sobre todo aquellas que, como Bankinter, nos encontramos en una mejor situación de solvencia, lancemos iniciativas que sirvan para fomentar, facilitar y propiciar el flujo de crédito a las empresas, especialmente a las pymes, pues solo apoyándolas seremos capaces de generar empleo y superar la actual crisis.
Pero también se quiere crecer en otros negocios como el hipotecario. En el último trimestre de 2013 hemos advertido un cambio de tendencia, coincidente con la campaña hipotecaria puesta en marcha por el banco, que ha permitido multiplicar por 2,3 la nueva producción hipotecaria del cuarto trimestre del año frente a la del tercer trimestre. Hay perspectivas de duplicar el volumen de nuevas hipotecas desde los 500 millones de euros con los que se ha cerrado 2013 hasta superar los 1.000 millones de euros en 2013. Creemos que ha llegado el momento de volver a apostar por el mercado hipotecario, cuando no lo está haciendo nadie. Más pronto o más tarde el mercado inmobiliario se reactivará y queremos estar los primeros.

¿Cómo se enfrenta Bankinter a los próximos test de estrés?
En el caso de Bankinter, nos presentamos a estas pruebas con la confianza y la seguridad que nos da haber hecho los deberes en los últimos tres años, en los que hemos mejorado los ratios de capital hasta niveles cercanos al 13%; hemos mejorado la estructura de financiación, con un ratio de depósitos sobre créditos superior al 70%; diversificado la cartera crediticia y elevado los ratios de eficiencia… Hoy Bankinter es uno de los bancos más solventes del sistema financiero español. Además, hemos pasado unas cuantas pruebas en los últimos años, especialmente la auditoría realizada por la consultora Oliver Wyman, y siempre las hemos superado de forma brillante.

Han reducido la morosidad de la entidad hasta el 4,9%, frente al más del 12% que tiene de media el sector. ¿Cómo lo han conseguido? ¿Qué previsiones tienen para este dato en los próximos ejercicios?
Por una parte, estamos recogiendo los frutos de las decisiones prudentes que el banco adoptó en los años del boom, en los que no incrementamos desaforadamente nuestra estructura y fuimos extremadamente rigurosos y selectivos en la gestión de los riesgos crediticios. El ejemplo más claro ha sido nuestra inversión en promotores, que es considerablemente menor a la del resto de entidades. Este ejemplo es extrapolable al resto de nuestra cartera, tanto en hipotecas como en créditos a empresas. Ello explica que nuestros índices de morosidad sigan siendo los más bajos del sistema español: un 4,98%, frente a más del 13% de media del sector

Respecto al futuro, en nuestro caso vemos que las entradas netas en mora se vienen reduciendo, trimestre a trimestre, desde hace ya tiempo, lo cual es sinónimo de que el problema está bastante contenido. Son indicadores previos a la entrada de morosidad y están siendo positivos, lo que nos indica que la mora podría reducirse en 2014. De hecho, ya se redujo ligeramente en el último trimestre de 2013. Asimismo, nuestra cobertura sobre esa morosidad es bastante buena, y además estamos vendiendo bastante bien nuestros activos inmobiliarios adjudicados. Pero hemos de ser prudentes y cautos, y no levantar las campanas al vuelo todavía.

Respecto al sector, la elevada tasa de morosidad seguirá creciendo hasta que no cambie la situación económica, y especialmente, se reduzca el elevado desempleo. Si la situación económica no cambia, la morosidad va a seguir creciendo. Si se reactiva la economía, lo lógico sería que la morosidad acompañara su marcha.

En la presentación de resultados afirmaron que han acelerado el ritmo de venta de los activos inmobiliarios. ¿Esperan que siga este proceso? ¿En qué contexto del mercado inmobiliario?
En 2013 se ha acelerado el ritmo de venta de los inmuebles que forman parte de la cartera de adjudicados. En concreto, el año pasado Bankinter vendió inmuebles por valor de 240 millones de euros –equivalentes al 93,7% de las entradas brutas de estos activos-, mientras que el importe de los pisos vendidos en 2012 y 2011 fue de solo 145,8 millones y 84 millones, respectivamente. Este ritmo de ventas, alentado por unas rebajas atractivas en los precios de los inmuebles, debería mantenerse en los próximos trimestres, especialmente si se confirma la mejoría de la economía española y el interés de los inversores por adquirir inmuebles. De todos modos, en este campo, la situación de Bankinter es muy diferente a la de la gran mayoría de entidades financieras, pues su cartera de activos adjudicados es muy reducida en comparación al sector y está concentrada en viviendas. El valor bruto de toda nuestra cartera de estos activos asciende a 627,8 millones de euros.


Dividendo. María Dolores Dancausa ha explicado su intención de dar en torno a un 50% del beneficio en dividendos. Lo que choca con la recomendación del Banco de España de limitar al 25% esta retribución. ¿Tienen pensado alguna alternativa para con los accionistas?
Lo que ha dicho la consejera delegada es que a Bankinter le gustaría destinar a dividendos en torno al 50% del beneficio y abonarlo en efectivo, como ha venido haciendo en los años previos. Creemos que la entidad está en posición de poder hacerlo dado que cuenta con uno de los mayores ratios de capital entre los bancos europeos y su tasa de morosidad es muy inferior a la del sector. Pero si el Banco de España finalmente no nos autoriza a superar el límite del 25% de dividendos en efectivo, no manejamos otra alternativa más que ser respetuosos con las normas que imponen las instituciones reguladoras, como no podía ser de otro modo.