La agencia internacional de la energía ha publicado hoy su informe del mercado del crudo de enero y sigue hablando de exceso de producción en 2016. Vamos a ver resumido qué es lo que dice grosso modo y traduciendo algunas partes de lo que es público del mismo.
 

Temperaturas excepcionalmente suaves en el comienzo del invierno en Japón, Europa y los Estados Unidos, junto con un sentimiento económico débil en China, Brasil, Rusia y otras economías dependientes de las materias primas, vieron cómo el crecimiento de la demanda mundial de crudo cambió, desde casi un máximo de cinco años en el tercer trimestre del año, en 2,1 millones de barriles por día, a un mínimo de un año en el último trimestre de un millón de barriles por día.
 
La persistencia del exceso de suministro, hinchó los inventarios y un montón de datos económicos negativos presionaron a la baja los precios del crudo hasta que tocaron un mínimo de doce años. La perspectiva en el informe para 2016 pone un crecimiento de la demanda moderándose hasta los 1,2 millones de barriles por día.
 
El suministro global de crudo aumentó en 2,6 millones de barriles por día el año pasado, siguiendo un crecimiento fuerte en 2014 de 2,4 millones de barriles por día. Sin embargo, en diciembre pasado, el crecimiento se redujo en el 0,6 millones de barriles por día, con una producción menor fuera de la OPEP que se fijó por debajo de los niveles del año anterior por primera vez desde septiembre de 2012.
 
La producción de crudo de la OPEP se redujo en 90.000 barriles por día en diciembre hasta un todavía elevado nivel de 32,28 millones de barriles por día, incluyendo la reincorporación de Indonesia. Con respecto a Irán, ahora que ya no tiene sanciones, insiste en que va a incrementar su producción de forma inmediata en 500.000 barriles por día. La opinión de la IEA es que a finales del trimestre en curso podría haber cerca de 300.000 barriles por día adicionales incorporándose al mercado mundial.
 
Los inventarios mundiales subieron en 1.000 millones de barriles en el período 2014 a 2015, con los fundamentales sugiriendo un nuevo incremento de 285 millones barriles durante este año. A pesar de la significativa expansión de la capacidad en 2016, este incremento de la reservas va a presionar la infraestructura de almacenaje y podría hacer que fuesen rentables los almacenamientos flotantes, es decir, almacenaje marítimo.
 
El refinado global en el último trimestre de 2015 fue de 79,5 millones de barriles por día, lo que supone un descenso de 300.000 barriles por día desde la última estimación de la organización, debido a rendimientos más bajo de lo esperado en países asiáticos fuera de la OCDE, exceptuando China, junto con un abarrotado octubre lleno de mantenimientos de instalaciones. Los márgenes globales de refinado descendieron en diciembre.