La deuda de las 20 empresas no financieras del Ibex que se ha utilizado en el estudio del BME en el período de entre 2010 y 2017 ha disminuido. Estas empresas han reducido sus pasivos financieros un 8%, pasando de 230.000 millones a 210.000 millones aproximadamente.

Las empresas cotizadas en el IBEX 35 han reducido su deuda bancaria en los últimos siete años un 39%, hasta los 69.100 millones de euros según un estudio de BME. El estudio repasa un poco la trayectoria de estos últimos 7 años. ¿Qué ha pasado en la economía en cuanto a la financiación para las empresas?

Pues lo que ha ocurrido básicamente es que en estos últimos años se ha producido un desendeudamiento muy fuerte de la economía en general de todos los actores -fundamentalmente de familias, de los hogares y de las empresas-, y un cambio en la estructura de financiación de la economía y de las compañías que ha hecho que se haya reducido la dependencia de los bancos y se haya empezado a usar mucho más el canal de mercado o instrumentos de financiación de deuda.

El proceso de desendeudamiento es muy consistente en la economía en general y muy importante porque el incremento de valor de los activos implica un aumento de la solvencia de la economía como país. Y eso continúa hoy porque la deuda de los hogares y las empresas según las cuentas financieras del Banco de España en el primer trimestre de este año se había reducido un 9,5% frente al primer trimestre del año pasado. Y en los últimos 7-10 años se ha reducido aproximadamente de 2,4 billones a 1,8 billones el de las familias y empresas, lo que supone una reducción del 30%, un valor muy importante. 

Y en especial para las empresas, ¿ese proceso como se ha desarrollado?

Aquí hay que distinguir dos ámbitos. Nosotros el estudio lo hemos hecho cifrando las empresas no financieras. Hemos sacado a las financieras porque las entidades bancarias tras la crisis han tenido un proceso separado de recapitalización aupiciado por el Banco Central Europeo y saneamiento de sus balances y han reducido mucho su deuda. Ahora están recapitalizadas y eso también ha constreñido las fuentes de financiación.

Pero las empresas no financieras han sufrido un proceso paralelo sin esos condicionantes tan duros regulatorios que han tenido las empresas financieras. En nuestro estudio hemos visto que las empresas no financieras que hemos cogido de muestra del Ibex, lo que han hecho básicamente ha sido reducir sus pasivos financieros (su deuda), aumentar sus recursos propios (su patrimonio neto), y dentro de esa reducción de deuda de recurso ajeno, reducir también la financiación bancaria y aumentar la financiación con instrumentos de renta fija.

Además de la mención al Banco Central Europeo, que es muy importante en este proceso de desendeudamiento de la economía española, ¿qué otros factores se han dado para que esto haya sido posible?

Yo diría que ha habido cuatro factores esenciales que han sido determinantes en el conjunto la economía y las empresas cotizadas como iconos representativos de la economía española:

- La regulación, que en el sector financiero ha sido muy fuerte, pero no sólo en lo financiero, porque en este tiempo se ha tratado de equilibrar también los estímulos fiscales a los tipos de financiación. Se ha buscado más neutralidad quitando exenciones o deducciones por intereses de capitales ajenos, lo cual ha facilitado un reequilibrio de la estructura de financiación hacia más recursos propios, que es más saludable.

- La disciplina que han tenido los gestores y propietarios de las empresas, que es muy necesaria; la conciencia que han tenido de que ese proceso es necesario hacerlo.

- El "factor Draghi". El Banco Central Europeo ha mantenido y mantiene una política monetaria muy expansiva y los tipos de interés muy bajos, y eso ha reducido mucho los costes de financiación.

- La diversificación de las fuentes de financiación. Los mercados han demostrado durante todos estos años que son un elemento central como mecanismo de financiación de las empresas.  De hecho, en la bolsa española, a través de las plataformas de BME se han suministrado flujo de financiación e inversión a las empresas del mercado por importe de unos 250.000 millones de euros en estos último 7 o 8 años. Este es un valor muy importante. Y para dirigirnos también a las empresas no tan grandes, se han abierto canales de financiación como el Mercado Alternativo Bursátil para cotización de empresas y el Mercado Alternativo de Renta Fija, que es para facilitar la captación de financiación con instrumentos de deuda (bonos, pagarés, etc.).

Desde el Servicio de Estudios habéis puesto números a este proceso ¿qué conclusiones principales sacáis?

Hay cuatro números básicos:

- El desendeudamiento de las 20 empresas no financieras que hemos utilizado en la muestra, por la homogeneidad y representatividad en los extremos del período de entre 2010 y 2017. Han reducido sus pasivos financieros un 8%, pasando de 230.000 millones a 210.000 millones aproximadamente.

- El segundo elemento tiene que ver con un cambio en la estructura de financiación de sus balances y es un aumento del 27% de sus recursos propios, de su capital, de su patrimonio neto.

- Reducción de la financiación bancaria del 39% en este período en los balances de esas empresas.

- Peso incremental de la financiación como instrumento de renta fija que ha subido un 28%.

Un dato a destacar es que la deuda de los pasivos ha pasado de representar el 72% del balance de las compañías al 67%. Es decir, son cinco puntos de peso que han contribuido la reforzar la solvencia de las compañías y a que estén más preocupadas por sus negocios que por la financiación. Las empresas se tienen que ocupar de mejorar sus productos, controlar mercados, etc. y la financiación es algo que tienen que tener de manera accesible y fácil pero que no les ocupe demasiado tiempo. En este sentido, el proceso que ha seguido la economía y muestran las cuentas de las empresas del Ibex es que las empresas van teniendo más alternativas, por lo que se tienen que preocupar menos por la financiación.