Los expertos de la firma de análisis no ven valor en esta compañía de ascensores que para muchos inversores españoles ha sido otra forma de tener un bono en cartera, ya que al repartir todo su beneficio, mantiene una atractiva rentabilidad por dividendo.

Recuerdan en una nota enviada a sus clientes que “en 2016, el grupo consiguió volver a sacar pecho en España al lograr la cifra récord de unidades bajo mantenimiento en un único país. Sus cifras, cuanto menos, asombran ya que en su haber puede decir que Zardoya Otis ha instalado y mantenido un cuarto del total de ascensores en España, en concreto, cerca del millón de unidades”.

Apuntan en la firma que durante la etapa del boom inmobiliario desde 2002 y 2009, la cifra de préstamos hipotecarios alcanzó los 235.000 millones de euros. Esto generó que el ratio de ascensor por cada 1.000 habitantes, que en España se sitúa en 19 mientras que en el resto de Europa la cifra es más cercana a 11, en EE.UU. de 3 y en China de 5.

Como consecuencia, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en nuestro país provocó una reducción de más de un 95% en las licencias de construcción de nueva vivienda, algo que “llevó a que los ingresos de la división de instalación de nuevo equipamiento de Zardoya Otis cayera en un -85% desde los niveles de 2007”.

En este entorno, en Carax AlphaValue señalan que “por valoración hay que decir que, prácticamente todos los métodos empleados, marcan downside a doble dígito”.

En concreto, le dan un precio objetivo de 7,16 euros para los próximos seis meses, lo que generaría ese potencial de caídas de más de un 20% que pronostican. Por eso le dan una recomendación de venta al valor.

Con todo, explican que “quizás el único más atractivo y que siempre ha sido muy valorado por los accionistas ha sido el de la rentabilidad por dividendo, pero en este entorno de bajos tipos de interés, el método de dividend yield apenas nos ofrece un potencial del 8%. En resumen, poca historia sobre la que poder construir posición”.

diez años de Zardoya