Los últimos cambios normativos y la ingente cantidad de incertidumbres que nos rodeará en el futuro más cercano hace que la respuesta a la pregunta de cuál es la mejor inversión en los próximos meses no sea fácil de contestar, aunque el secreto, como siempre está en el perfil de cada inversor. Los expertos ven oportunidades en los tres tipos de instrumentos, eso sí, ahora más que nunca hay que analizar al detalle el producto en el que vamos a poner nuestro dinero.
 

La actual situación de los mercados es realmente compleja. A las incertidumbres macroeconómicas y a la posible inminencia de un rescate de la economía española se han unido en los últimos meses varios cambios legislativos que pueden hacer más o menos atractivas determinadas inversiones. Hablamos, por ejemplo, de la decisión del actual ejecutivo de abrir la mano para que las entidades financieras puedan retribuir a conveniencia los depósitos de sus clientes y que da lugar a lo que históricamente se ha dado en llamar “guerra por el pasivo”. En un contexto de fuga de capitales y dificultades más que notables para obtener liquidez en los mercados interbancarios, a los bancos casi no les ha quedado otro remedio que pasar a la acción y ofrecer a sus clientes grandes rentabilidades.


Tanto es así, que sólo rastreando las ofertas que las propias entidades publican internet vemos que hay rentabilidades de hasta un 4,6% en los depósitos a un año. Concretamente, es la apuesta de Banco Espirito Santo.
Se trata de un retorno que supera a la de las propias letras del tesoro de ese plazo que en la última emisión se adjudicaron con una rentabilidad muy inferior, del 2,835%.

Unas cifras que han sido muy superados por la evolución de la cotización de algunas compañías en bolsa. Por eso los expertos como Marian Fernández, directora de análisis de Inversis Banco, “la respuesta la daría el perfil del cliente, ya que nosotros vemos oportunidades en los tres frentes”.

Oportunidades, sí, pero primando la selección, ya que no cualquier producto vale. En cuanto a la renta variable, la directora de análisis de Inversis Banco, cree que si se producen unas correcciones de un 5% en la bolsa sobre los niveles de finales de septiembre (al cierre de esta edición), se podrían obtener rentabilidades de hasta un 10% hasta finales de año.

Por su parte, Javier Flores, responsable del servicio de estudios y análisis de Asinver,  considera que “la situación es complicada y, por lo tanto es importante diversificar y llevar una estrategia acorde a la situación de cada mercado, que es muy diferente en función de la región geográfica”. Para este experto, el inversor que opte por la renta variable en acciones durante los periodos de recortes debería fijarse en “compañías de Estados Unidos y Japón con buenos dividendos”. Este analista considera que aunque la bolsa no está barata, “aun ofrece una buena relación rentabilidad-riesgo”.

La mayor parte de las firmas consultadas coinciden en que a pesar de la caída de las rentabilidades de la deuda tras los anuncios de Draghi durante el pasado verano, en la renta fija sigue habiendo muchas oportunidades de inversión. Eso sí, como apunta Marian Fernández “los retornos que hemos obtenido en los últimos meses no van a seguir con el mismo ritmo”.

Evolución bono español 12 meses


Para José María Luna, director de análisis de Profin EAFI, se trata la mejor de las tres opciones pasa por apostar por la renta fija corporativa, aunque puntúa “no cualquier tipo de deuda, sino aquella que sea de corto, medio plazo y deuda sénior”. Y resalta que “es muy importante que sean bonos emitidos por empresas de elevada calidad y que reciban parte de sus ingresos de fuera de España”. De hecho, en esta firma creen que este tipo de empresas “está pagando el precio de ser españolas a pesar de haber hecho sus deberes y contar con estructuras eficientes en sus negocios”.

Y en realidad hay muchas oportunidades y varias emisiones en el mercado, ya que las grandes empresas españolas han aprovechado en las últimas semanas una tímida apertura de la ventana de los mercados para realizar colocaciones.

La última colocación de Telefónica a 5 años se realizó con una rentabilidad del 6%, Enagás pagará 4,375% por unos bonos a 3 años y los bonos de Iberdrola con vencimiento en octubre de 2018 llegaron a alcanzar retornos de más del 7% este año hasta caer por debajo del 5% en septiembre. Estas rentabilidades animan a Inversis Banco a apostar tanto por bonos soberanos como bonos corporativos. Así siguen viendo posibilidades para el bono español, aunque recomiendan vender cuando la rentabilidad del de 10 años caiga en el mercado secundario a 5,20% y a 2,20% el 2 años.

En el terreno de los bonos corporativos, Marian Fernández recomienda algunas empresas como Iberdrola, Abertis o Gas Natural, eso sí, siempre que se trate de emisiones líquidas. Más allá del grado de inversión en esta casa creen que hay alternativas en el high yield como el bono de OHL con vencimiento en 2008, o algunas emisiones de Fiat o Alcatel.

Vea el reportaje completo, en la revista Estrategias de inversión, pinche aquí