El famoso estratega considera que la corrección que ha sufrido la renta variable desde que comenzó el ejercicio podría estar cerca de sus mínimos. Eso sí, cree que la situación para los inversores no va a ser sencilla y que tendrán que acostumbrarse a un aumento de la volatilidad y una caída de la rentabilidad que les obligará a ser más selectivos.

La propia Christine Lagarde, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) afirmaba hace solo unas horas que la corrección por la que han transitado los mercados en las últimas semanas es bienvenida. No es una opinión exclusiva de la mandataria francesa, sino que corresponde a la mayor parte de los expertos e inversores. Después de casi dos años sin caídas de calado el mercado necesitaba un ajuste y lo ha tenido. Sin embargo,  voces como la de Bob Doll, el fundador de Nuveen (antes estratega de BlackRock) creen que esta situación evidencia que no sólo la economía, sino también los mercados, están en la fase final del ciclo. Y esto podría implicar que el escenario se complica para los inversores que deben esperar más volatildad y menos retornos. Eso sí, creen que todavía es momento de estar en renta variable, eso sí, que hay que ser más selectivos.

Las correcciones superiores al 10% son algo habitual en los mercados alcistas. Según datos de Bespoke Investment, desde 1928 las correcciones han tenido una caída media de 16,4% y la media de subida 12 meses después es del 16%.

Correcciones

El actual estratega de BlackRock, Richard Turnill, explica que “el repunte del lunes pasado en el indicador de volatilidad estadounidense fue literalmente fuera de serie. Fíjese en el punto naranja en la esquina superior derecha de nuestro gráfico de la semana pasada. El gráfico muestra lo impresionante que fue la subida del VIX en comparación con las fluctuaciones del S&P 500. La desconexión entre ambos fue más marcada que lo observado en lo más profundo de la crisis financiera o después del referéndum sobre el brexit. El repunte de la volatilidad se produce en un momento en el que las preocupaciones del mercado acerca del aumento de los rendimientos reales de los bonos (más que sobre el incremento de la inflación) han pasado a un primer plano”.

Movimientos diarios

Una de las ventajas de la corrección, para Bob Doll, ha sido el abaratamiento de las valoraciones del S&P 500. El PER a 12 meses del índice que estaba en 18,4 veces en enero ha caído hasta 16,3 veces.

En su opinión, el aspecto técnico ha mejorado porque el volumen fue más bajo, se vieron menos mínimos de 52 semanas y cayó un menor número de títulos.  Con todo, Doll espera que la renta variable siga subiendo este año y espera que el S&P 500 llegue a 2.800 puntos, lo que implica una rentabilidad total del 7%.