ArcelorMittal redujo su beneficio un  25% en 2011, hasta los 2.900 millones de dólares.

Este descenso de las ganancias se ha justificado por los gastos de reestructuración por un valor total de 219 millones y el aumento de sus gastos de amortización.

Este resultado negativo se produjo por el incremento de sus gastos de amortización, que alcanzaron los 4.700 millones de dólares, frente a 4.400 millones de dólares de un año antes. A estos gastos se suman los de reestructuración por un valor total de 219 millones de dólares.

La cifra de negocio de ArcelorMittal aumentó un 20,4%, hasta los 94.000 millones de dólares gracias "fundamentalmente al aumento de los precios medios de venta de los productos siderúrgicos (+17,7%) y a un ligero incremento de los volúmenes de expediciones de estos productos (+0,9%)".