Jornada negativa en Europa con ese disgusto que nos hemos llevado todos por esa petición de una multa de 14.000 millones de dólares al Deutsche Bank que ha lastrado al sector bancario en todos los frentes. Además, el IPC de Estados Unidos ha quedado más alto de lo esperado y ha dado fortaleza al dólar, por lo que ha tirado abajo las materias primas y todo el mundo está pendiente de ver si el conjunto de los datos hace que la semana que viene la Reserva Federal nos dé una sorpresa y suba los tipos de interés. El vencimiento trimestral de derivados ha traído ventas posteriores al mismo, pero por la espera a los eventos de la semana que viene, debemos tener paciencia por si el mercado no da su verdadera cara hasta finales de la semana que viene.
 
Terminamos la semana en Europa en rojo y ahora abrimos una segunda parte, una segunda semana que tampoco va a ser fácil para los operadores.

La sesión ha sido muy volátil, teniendo claramente tres partes divididas entre la apertura y el vencimiento del EX50, después hasta el vencimiento del DAX y la última hasta el cierre de la sesión.

El súper sector bancario ha estado en el punto de mira de prácticamente todo el mundo siendo el que peor se ha comportado con un desplome que ha llegado a ser superior al 8% por parte del banco alemán Deutsche Bank al saberse que el Departamento de Justicia busca una multa cercana a los 14.000 millones de dólares por la venta de activos respaldados por hipotecas. La desconfianza en todo el sector ha inundado prácticamente todo y muchos temen que con una multa de semejante tamaño, el banco no pueda seguir en cierta buena forma para conseguir su supervivencia. Sin embargo, hay que recordar que este banco es uno de los que mayor riesgo sistémico presenta en toda Europa, por lo que si les obligan a poner encima de la mesa 14.000 millones de dólares, el colchón de capital que tienen puede bajar muchísimo, así que esa debilidad puede jugar como As en la manga para que las negociaciones con el departamento de justicia no sean tan sangrantes, aunque seguramente sea algo que los americanos ya saben y lo estén planteando como una especie de negociación entre dos partes, yo pido mucho, tú pides menos, y al final llegamos a un entendimiento en una zona media, ni para ti ni para mí.

La apertura fue bajista, pero tuvimos un repunte en la última hora buscando el vencimiento de los derivados del índice europeo, aunque minutos antes tuvimos ventas muy fuertes y un desplome realmente importante hasta el vencimiento de los derivados del índice alemán. El mercado siguió con las ventas hasta que creamos el mínimo del día a la espera del dato de IPC de Estados Unidos. Después, la inflación ha salido más alta de lo esperado y el mercado en seguida se ha echado a temblar pensando en nuevas subidas de tipos de interés, por lo que tuvimos nuevas ventas y atacamos la zona de mínimos, pero como Estados Unidos no empeoró todavía más, nose estabilizamos hasta el final.

Tras el dato de IPC, el dólar ha ganado mucha fortaleza teniendo descensos de -0,75% en el eurodólar y nada menos que de -1,18% en la libra dólar. Esto ha traído problemas a las materias primas con descensos en el precio del crudo que llegaron a ser del -2% y también con descensos en los metales preciosos que rondaban el -1%, por lo que el sector bancario, influenciado por Europa, y el sector de energía, han sido los peores en Estados Unidos.

Y aquí se cierra la semana. Ahora, todos pendientes de la reunión de la Reserva Federal y también del Banco de Japón. En resumidas cuentas, si hemos tenido incertidumbre toda esta semana, seguirá la semana que viene, así que las operaciones de largo plazo son bastante complicadas de asumir porque nadie descarta sorpresas de todo tipo.

Vamos con la crónica de la sesión al completo:

Se esperaba una apertura bajista en Europa con los ojos puestos primero en el Deutsche Bank y esa multa de 14.000 millones que le pide Estados Unidos y después en el vencimiento trimestral de derivados, que hará que la sesión sea especial tanto antes como después.
Ayer Estados Unidos acabó cerrando en positivo con un Nasdaq que tiraba del resto porque Apple volvió a tener otra nueva fuerte subida creando un nuevo máximo anual al decir que el primer lote de iPhone 7 estaba ya completamente vendido. Esto ha tenido repercusiones también en Asia, ya que Japón estuvo muy apoyada por los valores que son proveedores de Apple.

La compañía de la manzana ha sido un apoyo fundamental para que el SP 500 no acabase perforando la zona de soporte donde pararon las ventas infligidas por el miedo a que la Reserva Federal subiese los tipos de interés.

De hecho, ayer tuvimos gran cantidad de datos y la interpretación general fue que se reducen las probabilidades de ver una subida de tipos de interés en la reunión de la semana que viene, pero la situación no fue tan grave como para pensar que no habría esa oportunidad de aquí a diciembre.

Además, el sector de energía acabó subiendo 1,24%, por lo que en realidad no hubo factores en contra y todo se apoyó en una subida del sector tecnológico del 1,64%.

Hablando del sector tecnológico, SAP puede tener problemas porque Oracle dio resultados peores de lo esperado pero la parte correspondiente a los servicios en la nube sigue creciendo, así que veremos la reacción en el valor alemán por ser un competidor directo del americano.

Hoy volvemos a meternos en un día especial, primero porque seguimos teniendo tantos macro importantes en Estados Unidos como por ejemplo el IPC, pero es que hoy tenemos el vencimiento trimestral de derivados y eso hace que debamos estar atentos por si aparece esa estacional manipulación minutos antes del vencimiento y además también hay que estar atentos a lo que pase después, porque es deseable ver fortaleza pero muy preocupante si vemos debilidad.

Lo anterior es completamente válido si tuviésemos un vencimiento normal, pero es que no lo es, porque una vez pase el vencimiento, todos los ojos están puestos en la reunión de la Reserva Federal de la semana que viene y también del Banco de Japón para ver si ellos se deciden o no a dar pasos hacia nuevos estímulos para apoyar la economía. Esto hace que podamos tener reacciones algo más impredecibles.
Europa va a abrir en negativo con los ojos puestos en el sector bancario porque se sabe que Estados Unidos le pide a Deutsche Bank una multa de nada menos que de 14.000 millones de dólares para poder dejar por sentado el caso de los activos hipotecarios.

En datos macro tenemos:

10h00: balanza comercial de Italia del mes de julio

11h00: salarios en la zona euro del segundo trimestre cifras interanuales.

11h00: costes laborales de la zona euro del segundo trimestre en cifras interanuales.
 
La sesión en Europa está siendo tremendamente movida porque es tremendamente especial.

El primer factor que nos está moviendo muchísimo es el vencimiento trimestral de derivados que ha tenido como puntos álgidos las 12 de la mañana con el vencimiento del EX50 y la una de la tarde con el vencimiento del DAX. Hemos tenido movimiento en las dos ocasiones, primero por la creación de una muestra de interés comprador tanto el futuro del Ibex 35, del DAX y del EX50 que nos llevó a rebotar hasta el momento del vencimiento de este último, pero justo en el momento adecuado, se dejaron tres muestras de interés vendedor en todos ellos de cara al vencimiento del alemán, lo que se ha saldado con una caída prácticamente en vertical de más de 150 puntos para el futuro del DAX, alcanzando en los tres futuros la sobreventa a 30 minutos.

A partir de este momento, el mercado queda libre de las influencias que se suelen dar en este día para que las opciones caigan a favor de los bancos, en el sentido de que la mayoría queden sin poder ejecutarse y así quedarse con la prima.

Decimos lo de libre de influencias porque ahora toda la atención pasa al dato de inflación de Estados Unidos que conoceremos dentro de más o menos una hora y es que encima después tenemos que seguir a la espera de lo que pueda pasar con la Reserva Federal la semana que viene y además también con el Banco de Japón, por lo que el día es extremadamente especial porque hay un evento que da movimiento pero aun así no podemos movernos porque hay que seguir esperando.

Con respecto a la inflación, tanto la variación mensual como la general siguen muy tranquilas pero la que realmente está apoyando a la Reserva Federal es la subyacente interanual que está por encima del 2%, por lo que veremos cuál es la reacción del mercado a lo que pueda pasar ahí y si el dato lo tenemos que poner en el debe o en el haber de la probabilidad de ver una subida de tipos la semana que viene, aunque con los últimos que hemos conocido, sobre todo con ese descenso de las ventas minoristas de -0,3%, la cosa está más difícil.

Quitando el vencimiento, el protagonista del día en términos empresariales es el increíblemente famoso Deutsche Bank, ya que ha tenido un desplome cercano al 7% cuando se ha conocido que el Departamento de Justicia de Estados Unidos le pidió una multa de nada menos que 14.000 millones de dólares para dar por cerrado el caso de la venta de activos respaldados por hipotecas. Como es normal, el propio banco ha dicho que ni hablar del peluquín y que va a luchar para que esto no sea así, así que ahora se abre un período de negociaciones entre las dos partes, algo que ya ha remarcado el gobierno que espera que la solución al problema sea justa y que ellos no tienen nada más que decir. Por lo tanto, en estas cosas de las multas, es como una especie de subasta: yo pido mucho, tú me das menos hasta que al final se llegue a un acuerdo. El sector espera que no sea para tanto porque la cifra está muy por encima de lo que esperaba el propio banco y los inversores.

De todas formas, el sector bancario sigue muy tocado y es el peor del día con un descenso que rondaría el 2%, aunque la mayoría de súper sectores están en negativo con el de petroleras cayendo -1,49%, el de automoción y recambios también descienden -1,59%... Y es que la incertidumbre que hemos comentado antes acerca de la espera que hay que tener hasta prácticamente finales de la semana que viene, deja al mercado sin muchas ganas de movimientos a medio plazo, lo que hace que cuando hay eventos importantes como el vencimiento, el mercado se mueva mucho más de lo normal.

Hay que decir a favor de los bancos, que no se les está aligerando absolutamente nada la presión, pero poco a poco ya van pasando de largo los eventos de líos legales, así que hay que tener en cuenta lo que se ha dicho desde uno de los miembros del Banco Central europeo en el sentido de que una vez haya una regulación estable acerca de las reglas de capital de los bancos, sería deseable que se empezase a favorecer fusiones transfronterizas, lo que abre una ventana en donde hay que tener muy vigilado al sector porque podrían empezar a salir fusiones de entidades fuertes de distintos países, lo que puede abrir oportunidades que se deben sopesar. Lo anterior no quita en absoluto el hecho de que el sector bancario es un muy mal sector de inversión a largo plazo por aquello que comentamos en su día del problema que suponen las valoraciones actuales del mercado de deuda y los efectos que tiene sobre las hojas de balance de los bancos estar tan cargados de deuda pública a rendimientos ridículamente bajos. Un proceso que nuevas fusiones de entidades entre varios países ofrece oportunidades puntuales pero nada más que eso.

También hemos tenido puntos importantes como la bajada de tipos por parte de Rusia en donde hablan de una cierta frialdad del producto interior bruto en la segunda mitad del año pero esperan un repunte en el primer semestre de 2017, aunque seguiría siendo bajo. Dado que es importante ver que las previsiones que están haciendo tienen en cuenta el crudo en un precio medio de 40 $, esto pone más atención a la reunión de productores que tendremos a finales de este mes, por lo que al bajar tanto las previsiones, un acuerdo que pudiese poner el precio medio del crudo por encima de los 50 $, actuaría como revulsivo positivo para la economía de Rusia, haciendo que los resultados posteriores fuesen mejores de lo esperado.

En el mercado de divisas, la libra vuelve a debilitarse otra vez aunque sin poder superar niveles importantes por un comentario desde el banco de Inglaterra diciendo que la bajada de la libra está generando algunos ajustes automáticos en la balanza por cuenta corriente del país y además dice que debería mejorar la posición de activos extranjeros hasta cerca del 20% del producto interior bruto, algo que debería ayudar a calmar los nervios de los inversores, así que la libra se ha puesto a bajar otra vez.

El saldo de las instituciones al cierre de ayer sigue siendo exactamente igual de neutral que desde hace ya muchas semanas. La actividad ha repuntado un poco más, pero sigue siendo muy baja, probablemente alterada por el vencimiento trimestral de derivados y los sustos que hemos tenido con el miedo a que la Reserva Federal suba los tipos de interés.

La multa al Deutsche Bank, lo que le faltaba

hoy el protagonista corporativo de la sesión es el Deutsche Bank con un desplome está rondando el 7% gracias a las noticias de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos le pide una multa de nada menos que de 14.000 millones para dar por finiquitado el caso abierto por activos respaldados por hipotecas.

El mercado está reaccionando a la posibilidad de que sea esa la cantidad final, pero lo normal es que se abra ahora un período de negociaciones entre ambas partes y que no sea de hoy para mañana. La cuestión es que es muy superior a lo que se esperaba y de confirmarse, sería un golpe muy duro a las arcas del banco y eso minaría todavía más la opinión de los inversores.

Para ponernos en perspectiva, simplemente veamos el gráfico de largo plazo de este valor y como estamos aguantando a duras penas en la zona de los mínimos de 2009 y hoy, evidentemente estamos por debajo. Sin embargo, debemos estar muy atentos al comportamiento del acumulación distribución porque está intentando romper la tendencia bajista. Esto se debe a que muchos están esperando que se quiten del medio todas las incertidumbres y saber exactamente a que se enfrenta el banco porque una vez conocidas las cifras, el banco puede reaccionar y empezar a salir de la situación en la que se ha metido, por lo tanto, debemos estar muy atentos al desarrollo de todo este caso y cómo queda la situación después.

dt1


Si miramos ahora el comportamiento con respecto al súper sector bancario y al índice alemán, veremos que desde 2010 es pésimo el comportamiento de la fuerza comparada con el DAX, que es el gráfico de abajo, y que fue en 2014 cuando empezamos a tener problemas en la fuerza comparada al romper la zona de mínimos de 2010 y seguir bajando, por lo que es uno de los peores del súper sector.


 
Villeroy, del BCE, comentarios que hacen que vigilemos al sector bancario en el medio plazo

Acuérdense que desde Alemania ya se dijo que se debería pensar en otra ronda de consolidación en el sector bancario y que se debían permitir las fusiones transfronterizas, algo que va a favor del sector y de su supervivencia, dada la mala situación que ahí para mantener los márgenes porque parece que hay un sector demasiado amplio para el poco negocio que hay.

Pues bien, hoy Villeroy, miembro del Consejo de gobierno del BCE, ha dicho en la prensa que el Comité de Basilea está en la fase final de poder crear un borrador de recomendaciones acerca de cuánto capital deben retener los bancos para mantener su solvencia. A pesar de que algunos actores del sector piensan que esas peticiones pueden poner en desventaja a algunas entidades con respecto a otras formas de ejercer la banca que permite la tecnología, también ha dicho que una vez esté clarificado el marco regulatorio, considera que es deseable que haya progresos en la creación de instituciones transfronterizas en Europa.

Por lo tanto, una vez los bancos sepan a qué atenerse y saber quién puede y quién no puede ser solvente, lo más probable es que haya una especie de ronda de análisis para saber qué entidades y de qué países sí se pueden fusionar, lo que puede disparar la especulación según vayan apareciendo titulares o cifras encima de la mesa de solvencia.

Todo esto hace que en el medio plazo debamos estar muy atentos porque puede aparecer oportunidades de inversión.

En Japón sí ven beneficios a los tipos de interés en negativo

Un consejero del primer ministro de Japón sí le ve sentido a los tipos de interés negativo porque dicen que eso está alentando la emisión de deuda corporativa y además bajando los tipos de interés de las hipotecas.

También es cierto que reconocen que tiene efecto negativo sobre sector bancario en el corto plazo pero consideran que será positivo en el largo plazo porque les puede compensar el mayor gasto de capital de las empresas y además aumentar el gasto del consumidor, lo comido por lo servido, vamos.

La semana que viene tenemos reunión del Banco de Japón y ya veremos qué pasa, sobre todo porque todo el mundo está pendiente de nuevos estímulos.

Los resultados de hoy destacados en EEUU

Oracle presentó ayer tras el cierre unos beneficios del trimestre de 0,43 $ por acción, bastante peor de lo esperado que eran 0,58 $, pero subiendo desde los 0,4 $ del mismo período del año anterior. En cifras ajustadas, los resultados fueron de 0,55$.

Las ventas subieron el 2% hasta situarse en 8600 millones de dólares. Hubo daño por parte del movimiento de las divisas con un descenso de -1% por su parte. Las ventas son 100 millones por debajo de lo esperado.

El negocio de la nube sigue creciendo ya que sigue invirtiendo cantidades ingentes de dinero en nuevos centros de datos para seguir haciendo crecer ese cuento, aunque ya se va notando que la situación se está estabilizando porque los gastos de capital han descendido con respecto al mismo período del año pasado.

En cifras, las ventas que vienen de la infraestructura en la nube suben casi el 60% hasta situarse 969 millones de dólares, un incremento que contrasta fuertemente con las ventas de software físico que cae en el -11% hasta situarse en 1030 millones de dólares, así que poco a poco se está equilibrando la situación.

El Banco Central de Rusia baja los tipos de interés

Rebaja los tipos al 10% desde el 10,5% anterior y piensan que si se fortalece la tendencia de una bajada sostenida de la inflación, los tipos actuales necesitan mantenerse hasta finales de 2016 con la posibilidad de volver a rebajarlos otra vez el primer semestre de 2017.

Se mantiene el peligro de no poder llevar la inflación a 4% en 2017 debido a la inercia de las expectativas de inflación a la baja y además menor poder económico de los hogares.

Consideran que todavía es posible tener un crecimiento positivo en la segunda mitad de este año aunque en 2017 ese crecimiento no será fuerte y que se mantendrá por debajo del 1%. Estas previsiones las han basado en percepciones conservadoras de un crecimiento muy bajo en la economía global y además una media de precio del crudo anual rondando los 40 $ por barril.
Piensan que se necesita todavía más tiempo para que las tendencias positivas en algunos sectores echen raíces y acaben desarrollándose como debieran.

Los datos de Europa de hoy:

Italia:

Balanza comercial de Italia del mes de julio aumenta el superávit hasta alcanzar los 7800 millones de euros desde los 4660 del mes anterior, muchísimo mejor de lo esperado que era reducirse hasta los 3670 millones de euros.

Eurozona:

Salarios en la zona euro del segundo trimestre cifras interanuales reducen su crecimiento desde el 1,7%, que se revisa a la baja desde el 1,8% anterior, hasta un crecimiento de 0,9%.

Con respecto al índice de costes laborales, tenemos un incremento del 1% que supone un frenazo desde el incremento del 1,6% anterior y es mucho más bajo de lo esperado, que era frenar un poquito hasta el 1,5%.

Los datos de EEUU:

- IPC de Estados Unidos del mes de agosto nos dejó un incremento del 0,2% cuando se esperaba una subida de sólo 0,1% y mejorando desde quedar plano el mes anterior.

Con respecto a la interanual, también tenemos una mejora hasta el 1,1% desde el 0,8% anterior, mejor de lo esperado que era subir al 1%.

La subyacente, que es la que más alta está, tenemos una variación mensual que sube desde el 0,1% hasta el 0,3%, mejor que el 0,2% esperado. En la interanual también tenemos subida hasta el 2,3% desde el 2,2%, mejor de lo esperado que era quedarse en ese 2,2%.

La inflación que vine por parte de la energía no tiene cambios.

Con respecto a los salarios sin tener en cuenta la inflación caen -0,4% cuando subieron el mes anterior 0,4%, por lo que nos quedamos en empate.

La mejora de los salarios, que ha sido un descenso, es una mala noticia para la economía que se une a la bajada de las ventas minoristas que vimos hace bien poco, pero hemos visto mejora de la inflación tanto en términos generales como de términos subyacentes sin que la gasolina ya afectado, por lo que es un punto a favor de la Reserva Federal.

Teniendo en cuenta lo anterior, es un dato que puede tomarse como negativo en un primer momento para el mercado, mal dato para los bonos y buen dato para el dólar.

- Confianza del consumidor creado por la Universidad de Michigan en su lectura preliminar del mes de septiembre, nos deja una cifra de 89,8, exactamente lo mismo que la final del mes pasado y peor de lo esperado que era mejorar un poquito hasta 90,8.
Con respecto a las condiciones actuales tenemos un empeoramiento pues pasamos de 107 a 103,5, peor de lo esperado que era subir ligeramente hasta 107,5.

Por lo que respecta a las expectativas, hay una mejora pues pasamos de 78,7 a 81,1, mejor de lo esperado que era subir ligeramente a 79,3.

El dato es esperanzador, pero en el sentido de “mejores tiempos vendrán”. Por lo menos el sentimiento se mantiene estable con respecto al mes pasado y no ha empeorado, eso ya es algo positivo, pero ver que las condiciones actuales sí han quedado peor de lo esperado y lo unimos al mal dato de ventas minoristas, es una combinación que va en contra de la Reserva Federal, pero también en contra de la economía, por lo que muy poco de positivo hay en este dato. Lo que está claro es que es una combinación que es negativa para el dólar, positiva para los bonos y bastante incierta para el mercado.

- Indicador del ciclo económico del Instituto ECRI nos deja una lectura semanal que mejora hasta 139,6 desde 138,9. El indicador anualizado aumenta hasta el 8,7% desde el 8,3% anterior.

Resumiendo la sesión: jornada negativa en Europa con ese disgusto que nos hemos llevado todos por esa petición de una multa de 14.000 millones de dólares al Deutsche Bank que ha lastrado al sector bancario en todos los frentes. Además, el IPC de Estados Unidos ha quedado más alto de lo esperado y ha dado fortaleza al dólar, por lo que ha tirado abajo las materias primas y todo el mundo está pendiente de ver si el conjunto de los datos hace que la semana que viene la Reserva Federal nos dé una sorpresa y suba los tipos de interés. El vencimiento trimestral de derivados ha traído ventas posteriores al mismo, pero por la espera a los eventos de la semana que viene, debemos tener paciencia por si el mercado no da su verdadera cara hasta finales de la semana que viene.