El largo bull market que está marcando a los mercados desde 2009 podría generar daño a los inversores, en opinión de los expertos de Goldman Sachs.

En un reciente informe del que se hace eco Bloomberg, los expertos del banco de inversión americano afirma que “el prolongado mercado alcista que han experiementado acciones, bonos y crédito ha dejado algunos ratios de valoración media en sus niveles máximos desde 1900, algo que va a provocar sufrimiento a los inversores.

Los expertos señalan que “ha sido rara la vez en la que la renta variable, los bonos y el crédito han estado prácticamente igual de caros al mismo tiempo, solo en la década de 1920 y de los años cincuenta del pasado siglo”, afirman estos analistas. “Todo lo bueno tiene un final y en algún momento se producirá el mercado bajista (bear market)”, alertan estos analistas.

No hay que olvidar que estas altas valoraciones que se han producido gracias, entre otras cosas a las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales coinciden justo con el proceso de normalización monetaria de muchos bancos centrales del mundo.  Y esto va a afectar, según estos expertos las valoraciones tanto en la renta variable como en los bonos serán impactadas.

Como explica Antonio Espín en su última entrevista con Estrategias de inversión. “En mi opinión, sí hay burbuja. Hay que irnos a conceptos que mucha gente no los tiene claros. ¿Se han producido inyecciones de liquidez? Por supuesto, por parte de los bancos centrales. Esto implica que se ha producido una caída a plomo de los tipos de interés y, sobre todo, del tipo de interés de la deuda privada. El dinero no es neutro, si se produce un manguerazo de liquidez va a algunos sitios, y en este caso ha ido a algunos mercados y sobre todo a los mercados de renta fija privada”. Acceda aquí a la entrevista semanal con Antonio Espín

El experto señala que “si las bolsas son muy sensibles a lo que hacen los bancos centrales, ahora mucho más. Cuando una situación se alarga en el tiempo, se tiende a generar confianza. Lo que digo es que hay que mantener la guardia alta.  Esto no va a seguir hasta el infinito. Por ejemplo, ¿vale el Dow Jones 8.000 puntos? Yo creo que no, pero probablemente tampoco 23.000 puntos”.

Para los estrategas de Goldman Sachs, las “altas valoraciones incrementan el riesgo de caídas por la sencilla razón de que cada vez hay menos colchón para absorber los shocks”, alerta. Según sus cálculos, “el percentil medio de las valoraciones de la media de bolsa, bonos y crédito está en el 90% en Estados Unidos, su máximo histórico”.

 

Valoraciones Goldman

 

Para Espín, “tenemos un rally desde 2009 bestial, que parece que no tiene freno. Uno de los rallys más largos de la historia conducido sin duda por la Reserva Federal. Hay que seguir con la tendencia, pero teniendo cautela porque cuando esto se vuelva  no va a haber prisioneros. Porque podemos observar de  que hay muchísimo inversor retail que se ha perdido el rally y se ha incorporado en el último momento.  El grueso del rally se lo ha perdido el inversor general. Conviene observar a nuestro alrededor, normalmente cuando el lado débil se carga y tiene una alta exposición es que estamos muy cerca del final.  Esto es muy difícil de concluirlo a base de mirar gráficos o datos, hay que mirar el entorno y ver si hay indicios”, indica.

Recuerdan en Goldman Sachs las subidas de los últimos años y señalan que una cartera modelo compuesta al 60% por el S&P 500 y un 40% por bonos americanos a 10 años ha generado un 7,1% anual desde 1985 –ajustado por la inflación-, frente al 4,8% del siglo pasado.

Los analistas de la firma creen que a partir de ahora veremos menores rentabilidades, aunque los inversores deben seguir invertidos. En su opinión, lo más adecuado es apostar por la renta variable y recortar duración en bonos.