La caída que tuvo la mayoría de los mercados a comienzos del mes de febrero tuvo un efecto en común: “pilló” a contrapié a la mayoría de grandes como a pequeños inversores.  En ocasiones, saber lo que hacen las manos fuertes puede servir de guía para saber cómo operar en cada momento. Sí, aunque sea en base a la teoría de la opinión contraria.

A día de hoy se sigue mucho lo que hagan los grandes inversores, las manos fuertes del mercado, para determinar qué estrategia se puede llevar a cabo o incluso ver qué valores están comprando los “grandes estrategas” para, como mínimo, ponerlas en el radar.

Para comenzar, y si tenemos en cuenta qué están haciendo a día de hoy los insiders – principales accionistas de las compañías-  la respuesta es clara: están vendiendo acciones de sus propias compañías.  Sin embargo, nada que permita sacar una conclusión clara. De hecho, a juicio de José Luis Cava, analista independiente, los insiders no están vendiendo porque crean que se han deteriorado los fundamentales de sus empresas “sino porque temen un aumento de la volatilidad”.  Además, hay que tener en cuenta que durante esta gran caída los grandes compradores han sido las propias compañías que tenían programas de recompra de acciones, tal y como ha reconocido Goldman Sachs.  (Linea roja ventas, línea azul, compras).

 

 

Desde un punto de vista sectorial, y si atendemos a los sectores más fuertes en estos momentos, el sector de tecnología es de los pocos que puede presumir de tener una tendencia alcista consolidada. De hecho, el Nasdaq 100 ya ha cubierto los objetivos previstos para el S&P500 y es en el sector donde está la fuerza.  Y además, es el sector favorito por los hedge funds. ¿Motivos suficientes para aplicar la teoría de la opinión contraria? Este experto cree que no porque “nunca vamos contra la fuerza”. Solo aplicamos la teoría de la opinión contraria cuando estemos ante un extremo del mercado y haya alguna variable más.  (Vea el vídeo completo de José Luis Cava)

Pero ¿Cuáles son los valores que forman parte de la cartera de los hedge fund? Dentro de las posiciones VIP, las poosiciones más importantes que tienen estos fondos, recopilada por Goldman Sachs, se encuentran valores como Amazon, Facebook, Time Warner o Alphabet y, a pesar de que infraponderan al sector financiero, se encuentran posiciones como Bank of America.

 

 

Lo que es notable de esta cesta es que tiende a superar al S&P500 en la mayoría de los períodos y lo hizo en 170 puntos básicos a la fecha (3,5% vs 1,9%) y en el 64% de los trimestres desde 2001. Pero este mejor desempeño tiene un coste: si las caídas empiezan, como lo ha hecho recientemente, la cartera tiende a ser especialmente dura, tal y como dice Goldman, “aunque la cartera ha tenido un históricamente un fuerte desempeño, sufrió su peor comportamiento histórico frente al S&P500 a finales de los años 2015 y el primer semestre de 2016. Sin embargo, luego repuntó para superar al S&P500 en 21 puntos porcentuales entre el segundo semestre de 2016 y comienzos del cuarto trimestre de 2017.

Por último, hay que tener cuidado al mirar las posiciones del “Smart money” – o dinero inteligente – pues Goldman cree que las acciones de hedge funds más concentradas, las que tienen una mayor capitalización del mercado en fondos de cobertura, han sido la causa de que el S&P500 haya caído en torno a 200 puntos  básicos en 2017.

La cesta de las 20 empresas con mayor participación en el mercado de hedge funds dha quedado por debajo del S&P500 en 11 puntos porcentauales en 2017, su peor comportamiento anual desde 2007. Una debilidad que fue impulsada por dos compañías, principalmente, EVJC e INCY, del sector de atención médica.

En lo que respecta a Amazon, Cava reconoce que es uno de los valores más fuertes del Nasdaq. En el año sube más de un 26% en lo que llevamos de ejercicio y, a juicio de las previsiones de las casas de análisis, tiene un recorrido adicional por encima de los 1657 dólares, lo que supone una subida del 8,75%.  De los 48 analistas que siguen el valor, 44 recomiendan comprar (compra + fuerte compra) la compañía frente a tres que optan por mantener y uno tan sólo que apuesta por vender sus acciones.

Los indicadores técnicos de la compañía muestran un valor en tendencia alcista en todos los plazos con la máxima puntuación dentro del Nasdaq.  Su momento es positivo, tanto lento como rápido, y el volumen y la volatilidad apoyan a seguir  viendo subidas en el valor.

 

 

Si analizamos los valores sobre los que los hedge funds se estarían posicionando cortos, valores VISP  -  hay compañías como AT&T, Nvidia o Intel. Dentro de estas compañías, Nvidia tiene estructura alcista y potencial para seguir subiendo, eso sí, algo más limitado. El precio objetivo que manejan las casas de análisis para la tecnológica son los 251,12 euros, que supone un recorrido del 1,84% desde los precios actuales y una subida adicional al más del 27% que ya se anota en el año.

 

 

El valor es seguido por 35 analistas de los que 22 recomiendan comprar frente a 15 que optan por mantener y uno vender. Un valor que, según sus indicadores técnicos también presenta una tendencia alcista en todos los plazos con un omento y volumen que animan a las alzas en el valor. La volatilidad, creciente en el corto plazo, es la única variable que evita que el valor tenga la máxima puntuación dentro del Nasdaq.

 

Puedes ver todas las semanas el vídeo de José Luis Cava en este enlace