Las bolsas europeas suben con fuerza a estas horas, en el primer movimiento importante desde el primer día del año.
 
Los buenos resultados que se han dado en el sector bancario son una de las claves del día. Los resultados del Santander mejores de lo esperado, han sido decisivos. El sectorial bancario del stoxx 600 sube casi 2,3%.
 
El Santander gana más de 3,5% tras resultados y es un banco muy grande con facilidad para mover a los demás.  Ahora mismo está tocando máximos de 17 meses.  Unicredit y Caixabank también tienen muy fuertes subidas.
 
La verdad es que se está diciendo en mercado que la campaña de resultados en Europa, aún incipiente, está saliendo bastante bien. Por ejemplo Reuters comenta que la realidad es que las bolsas europeas están mucho más baratas que las del resto del mundo (hecho incuestionable) y que la debilidad del euro puede ser un buen plus en los resultados de muchas compañías.
 
En un sector claramente al alza, Intesa SanPaolo es la oveja negra con pérdidas de 2,4%, tras saberse que puede lanzar una ampliación de capital de 12.000 millones de euros reservada a los accionistas de Generali, dentro de su oferta de compra de la aseguradora. Al menos eso dice el diario italiano, il Messaggero.
 
Logitech con una subida de nada menos que el 13% también está influyendo positivamente a su sector. Está tocando máximos de 8 años, gracias a resultados mucho mejor de lo esperado.
 
El dólar no termina de arrancar, y eso que parece que vuelve poco a poco la confianza de las bolsas en Trump. Pero es que el propio Trump ha dicho que ve al dólar muy caro, y eso mete el miedo en el cuerpo a los operadores. Además las medidas proteccionistas que está adoptando no son precisamente favorables para el billete verde.
 
La libra sigue fuerte favorecida porque se han levantado ya las incertidumbres sobre cómo tiene que lanzar May las negociaciones del Brexit, y porque los operadores piensan que puede llegar a buenos acuerdos en su visita a Trump, que ya es sabido le tiene mucha manía a la UE, por lo que aplaude el Brexit, y todos los Brexit que haga falta. Sería la manera de quitarse un gran competidor comercial de encima.
 
Interesante la pauta que publica hoy la firma Seasonax, en la que puede verse cómo se comporta desde el verano en intradía el S&P 500. Tiende a moverse muy confuso hasta las dos últimas horas de trading, en donde tiene una subida media muy apreciable, para tener un descenso hacia el final.

s1


Así que bolsas que parece que remontan y lo hacen de manera muy muy lenta, como suele ser habitual. La asimetría de las bolsas es enorme. Por eso hay mucha gente que prefiere trabajar en forex, donde esa asimetría no existe, el euro baja y sube exactamente igual, en bolsa, se sube lento y se baja rápido y de forma brutal con rebotes alucinantes. Insisto algo característico solo de este mercado.
 
Un buen ejemplo lo podemos ver en esta tabla del mercado bajista de 2008 de Traders Almanac, la empresa de los Hermanos Hirsch.

s2

Ahí se ve muy claro los importantísimos rebotes, que se pagaban luego muy caros. 
 
Veamos ahora un artículo sobre psicología del trading del doctor Steenbarger, la idea que propone es muy interesante.
 
Definir unos objetivos de precios efectivos con los datos del día anterior.

En mi reciente artículo, recalqué que cada idea de trading que incluye riesgo y recompensa necesariamente asume tanto una dirección de mercado como una cierta volatilidad. Los traders se encuentran con problemas cuando aciertan en la dirección del mercado, pero o bien infravaloran la volatilidad (y se dejan beneficios potenciales en la mesa) o se pasan (y ven cómo las operaciones ganadoras se dan la vuelta y a menudo se convierten en perdedoras).

Así que, ¿cómo definir unos objetivos de beneficios eficaces que tengan una probabilidad razonable y conocida de alcanzarse?

El mismo mercado nos proporciona algunos objetivos valiosos.

Retrocediendo hasta finales del 2002 en el índice S&P 500 (SPY), por ejemplo, descubrimos que tan sólo el 12% de los días son días interiores. Las probabilidades de que hoy el mercado perfore el máximo o el mínimo de ayer son bastante buenas. Si abrimos en algún lugar dentro del rango de trading de ayer, podemos utilizar entonces nuestras lecturas de cómo evoluciona la dirección del mercado (comportamiento de los sectores, relaciones entre mercados, sentimiento inversor) para calcular las probabilidades de alcanzar uno de esos niveles de precios antes que el otro.
La ventaja de utilizar los datos de ayer para enmarcar los objetivos de beneficios de hoy es que estamos permitiendo que sea la volatilidad más reciente la que guíe nuestras expectativas sobre la volatilidad de hoy. Podemos entonces actualizar el volumen relativo de hoy a medida que se mueve el mercado para modificar esas expectativas según sea necesario.

Por ejemplo, si definimos el precio medio de ayer simplemente como la media del máximo y mínimo de ayer, descubrimos que, desde finales del 2002, hemos tocado hoy el precio medio de ayer aproximadamente el 60% de las veces. Es una información útil para esas ocasiones en las que abrimos por encima o por debajo del precio medio de ayer, pero no podemos mantener las compras o las ventas. Podemos entonces fijar como objetivo una vuelta al precio medio del día anterior porque no podemos mantener el valor más alto (o más bajo).

Curiosamente, las estadísticas son parecidas para los datos semanales, por lo que podemos esperar que la operativa de esta semana perfore el máximo o mínimo de la semana anterior y podemos esperar una alta proporción de ocasiones en las que la operativa de la semana actual toque el precio medio de la semana pasada. Esto puede resultar útil al definir objetivos para las operaciones a medio plazo.

Las probabilidades de exceder los máximos o los mínimos son aún mayores cuando enmarcamos los máximos y mínimos nocturnos como objetivos iniciales para los contratos de futuros. Bastante más del 90% de los días perforan el máximo o el mínimo de la sesión nocturna, por lo que cuando abrimos dentro del rango nocturno, una buena operación inicial es buscar uno de esos niveles cuando vemos evidencia de un sesgo direccional en la operativa de ese día.

La belleza de esto es que, al utilizar estos niveles, automáticamente ajustamos nuestras asunciones de volatilidad en base a cómo ha operado el mercado más recientemente.

En mi siguiente artículo vernos cómo podemos desarrollar esto aún más.

Traducido del original: Defining Effective Price Targets With the Previous Day's Data