Comenzamos la sesión en Europa con problemas porque de Estados Unidos no habíamos sacado nada en claro, el BCE ayer dio un duro golpe al sector bancario al decir que no tenía plena confianza en la recuperación de la inflación, y el único punto interesante estaba en la reacción del mercado a los gigantes de las tecnológicas.


Pues bien, han empezado a entrar datos macroeconómicos y la situación se ha dado la vuelta, no de forma espectacular, pero sí se ha suavizado un poco la situación.

Para empezar, tenemos un crecimiento superior a lo esperado del producto interior bruto de España y algo más flojo de lo esperado en Francia. También hemos tenido crecimiento superior a lo esperado tanto en España como en Francia en las ventas minoristas. Con respecto a Reino Unido, el producto interior bruto ha quedado peor de lo esperado con protagonismo de la inflación, y es precisamente este concepto el que nos está moviendo en la zona euro.

La lectura preliminar de la inflación del mes de abril en la zona euro ha quedado por encima de lo esperado tanto en la lectura mensual como en la interanual. Recordemos que el BCE ayer calmó los ánimos con respecto a la situación de la inflación diciendo que no tenían plena confianza en que alcanzase el objetivo, pero estos datos de inflación eclipsan ese comentario. Si ayer tuvimos problemas en el euro y también en el sector bancario por esas palabras, ahora mismo tenemos lo contrario, el eurodólar está atacando los máximo del año y el sector bancario, de estar perdiendo por algunos resultados empresariales en Reino Unido, se ha puesto a subir casi +0,4%.

Como podemos imaginarnos, el Ibex 35 es ahora el claro ganador porque está subiendo cerca del +0,5% mientras el resto está claramente por debajo, e incluso el futuro del índice alemán esta plano.

Este movimiento no significa que el día vaya a ser ganador, porque hay mucho que digerir y además el lunes es fiesta en multitud de mercados europeos, por lo que el día de hoy puede ser un poco raro.

Los resultados empresariales siguen moviendo mercado, ya que el principal apoyo del índice alemán, el súper sector de automoción y recambios es uno de los mejores del día con un incremento de casi +0,9% porque la marca francesa Renault ha tenido un incremento de las ventas muy significativo.

El mejor del día es el súper sector de recursos básicos con un incremento de +1,05% tras haber recibido una mejoría de recomendación que la colocan sobreponderar.

El sector de Utilities es uno de los peores con un descenso de -0,74%, las telecomunicaciones -0,94%, bebidas y alimentación -0,64%, y es que la realidad es que si la inflación aumenta, aunque el ritmo de crecimiento sea bueno y las cosas vayan a mejor, tal como dice el BCE, la cuestión es que el resto de sectores va a sufrir porque la inflación resta poder adquisitivo a los ciudadanos y eso significa menor poder de compra.

Hablando de inflación, la renta fija es la más perjudicada en cuanto activos financieros, así que han tenido un repunte de rentabilidad en cuanto se ha sabido la noticia.

Siguiendo el hilo de la inflación, en estos momentos el precio del crudo está subiendo algo más del 0,6% situándose en 49,26 $, y es que sigue marcándose la batalla entre los recortes de producción de la OPEP y el aumento de producción de Estados Unidos. El mercado está convencido de que si la OPEP extiende su acuerdo de producción, el equilibrio en el mercado podría alcanzarse a finales de este año, así que todo mundo está muy pendiente de cualquier muestra de que dicho acuerdo puede ampliarse. De momento parece que Rusia está camino de poder cumplir con el 100% de lo acordado en el acuerdo de recorte de producción, aunque todo el mundo es plenamente consciente de que el acuerdo de la OPEP está pendiente de un hilo porque los intereses propios de cada país están a flor de piel y no hace falta mucha canción para que todos los países sigan el son de romper el acuerdo y buscar mantener su cuota de mercado.

Apartando un poco todo lo anterior y centrándonos en el propio mercado del crudo, hace unas semanas hemos visto cómo estaba aumentando la reservas semanales pero sin embargo la reservas de gasolina estaban descendiendo fuertemente. Eso nos hizo pensar que estábamos cerca de un momento en donde las refinerías empezarían a comprar crudo otra vez para producir gasolina y cubrir la demanda, algo que hemos visto en las últimas cifras. Nos estamos acercando a la temporada de verano y eso significa más demanda de gasolina, por lo que las refinerías podrían acelerar la compra de crudo para crear más gasolina, lo que haría que las reservas semanales tuviesen más dificultades para poder subir de forma incontrolada, algo que ayudaría a los precios del crudo junto con la natural demanda por las fechas.