El día está marcado por un evento importante, y es que los alemanes se han tomado el día de fiesta, así que uno de los índices de referencia en Europa no lo tenemos disponible, pero no se preocupen, tenemos bastantes cosas para entre terrenos mientras esperamos.

Si miramos al mercado por dentro, tenemos que la inmensa mayoría de supersectores está en negativo, teniendo al de recursos básicos como el peor del día con un descenso de -0,76%, seguido de viajes y ocio con -0,46% y las petroleras con -0,39%. Los bancos están descendiendo -0,22% y el mejor es el de minoristas con un incremento un poco mísero de +0,07%.

Básicamente, las cuestiones son dos:

Con respecto a los bancos, tenemos bajadas generalizadas en todas partes menos en los valores más importantes de Reino Unido, centrando la atención otra vez la situación del español Banco Popular que continúa su sangría en la bolsa con descensos superiores al 10% y además informaciones de que las oficinas no paran de recibir peticiones de cancelación de depósitos. Por lo tanto, la sangría del valor está prácticamente en todos los frentes y la verdad es que se hace muy extraño que se tarde tanto en tomar una decisión, cuando la tendencia del valor ya avisaba de problemas hace demasiado tiempo.

El crudo es el segundo factor del día, ya que en estos momentos el de referencia en Estados Unidos se ha metido en negativo -0,04% y está otra vez por debajo de los 48 dólares. Al comienzo de la sesión se mantuvo en positivo y tuvo una subida decente, ya que la noticia de que algunos países de oriente medio habían roto con Qatar por decir que apoyaba el terrorismo, hacía prever una cierta tensión que afectaría a la producción de crudo, pero es que el sector de las petroleras en ningún momento se ha beneficiado de ese impulso alcista, porque se estaba pensando más en el medio plazo, pues podríamos tener una especie de disidencia en el acuerdo de extensión del recorte de la producción que podría hacer tambalear toda la situación y hacer que todo el mundo volviese a aumentar dicha producción para no perder su cuota de mercado, por lo que este factor de contención a la producción podría saltar por los aires.

Lo anterior hace que el sector de petroleras esté dañado, pero es que el de recursos básicos también lo está, ya que últimamente las mineras estaban buscando y aumentando poco a poco la inversión en el sector del crudo por las perspectivas alcistas a largo plazo que tiene y el bajo precio de esos activos que están disponibles para su compra.

Si juntamos los dos puntos relacionados con el crudo, tenemos una presión bajista bastante importante para el índice británico, además la libra está un poquito fuerte en el día de hoy, así que el factor divisa lo tenemos en contra. Además, encuesta a encuesta parece que los laboristas están ganando la partida a los conservadores, no tanto como para ganar las elecciones, pero sí para reducirles mucho su dominancia, algo que puede tener repercusión directa en las negociaciones con la Unión Europea.

El que debería beneficiarse de estas dudas con el precio del crudo es el de viajes y ocio, pero como hemos tenido atentados terroristas otra vez en Londres, hay un ambiente nada propicio para este sector. El precio del crudo debería caer bastante para intentar compensar la situación.