}

    Quick Ratio (Test Ácido)

    ¿Qué es el Quick Ratio?

    El quick ratio, también conocido como test ácido, se refiere al más corto plazo de la compañía, ya que se queda tan sólo con los activos más líquidos sobre el pasivo total a corto plazo. Se define como el Activo Circulante minorado por el valor de los inventarios (existencias) dividido por el Pasivo Circulante. Lo que busca, en definitiva, es medir la capacidad de una empresa para pagar todos sus pasivos pendientes cuando vencen con sólo los activos que pueden convertirse rápidamente en efectivo. Entre ellos se encuentran el efectivo, los equivalentes de efectivo, los valores negociables, las inversiones a corto plazo y los créditos en cuenta corriente.

    El Quick ratio, es un poco mejor que el ratio de solvencia ya que reconoce la relativa no-liquidez potencial de los inventarios.

    ¿Cómo se calcula el quick ratio?

    El quick ratio o test ácido se calcula de manera sencilla. Tan solo hay que tener los datos de liquidez y equivalentes, inversiones a corto plazo (menos de 12 meses), cuentas por cobrar y pasivo circulante.

    Con todo ello la fórmula es la siguiente:

    Quick ratio = efectivo y equivalentes + inversiones a corto plazo + cuentas por cobrar / pasivo circulante

    ¿Cómo interpretarlo?

    Márgenes de referencia:

    • 0,8-1: liquidez aceptable para la cobertura de deuda a corto.
    • <0,8: liquidez deficiente.
    • >1: Buena cobertura de deudas a corto plazo, pero sin olvidar que un exceso de liquidez puede disminuir la rentabilidad por mantener activos ociosos.

    Cuando una empresa tiene un quick ratio inferior a 1, no tiene activos líquidos para pagar sus pasivos corrientes y debe ser tratada con precaución. Si el ratio es mucho más bajo que el pasivo corriente, significa que el activo corriente depende en gran medida de las existencias.

    Dado que la mayoría de las empresas utilizan sus activos a largo plazo para generar ingresos, venderlos no sólo perjudica seriamente a la empresa, sino que también muestra a los posibles inversores que las operaciones actuales no están generando suficientes beneficios para pagar el pasivo corriente.

    Cuando una empresa tiene un quick ratio de 1, sus activos a corto plazo o circulantes son iguales a sus activos corrientes. Esto también indica que la empresa puede pagar sus deudas corrientes sin vender sus activos a largo plazo. Si una empresa tiene un ratio rápido superior a 1, significa que posee más activos circulantes que pasivos corrientes.

    A medida que aumenta el ratio, también lo hace la liquidez de la empresa. Más activos pueden convertirse rápidamente en efectivo, si es necesario. Esto es una buena señal para los inversores y una señal aún mejor para los acreedores, ya que les asegura que se les pagará a tiempo. Aunque, al mismo tiempo y como se ha señalado más arriba, no hay que olvidar que un alto nivel de liquidez puede suponer también un desperdicio de activos que podían estar destinados a nuevas inversiones y expansión de la compañía.

    Es muy importante, cuando usemos este ratio, saber cuál es la tipología de la empresa, además de compararlas con las de su sector. No es lo mismo una empresa sólida y consolidada en el mercado como puede ser CocaCola con una compañía de nueva creación que está en fase de crecimiento y lleva pocos años en el mercado. Además, también influye el sector, ya que las tecnológicas emplean muchos más recursos en inversión en I+D que otras compañías. Por eso, siempre hay que contextualizar la compañía para interpretar mejor el dato, más allá de los niveles que nos dé. No tendría ningún sentido comparar el quick ratio de Apple con el de una empresa textil o una empresa que acaba de salir a bolsa.

    Términos asociados

    Ratios de liquidez

    Miden la capacidad de la empresa para cumplir sus compromisos en el corto plazo, es decir miden la liquidez de la empres ...

    Leer más
    X
    Volver arriba