“Contaba con que hubiera un retoque del dividendo por parte de Telefónica, ya que era muy alto y la compañía estaba, a su vez, deshaciéndose de algunos negocios para cubrir su deuda, pero no me esperaba de ningún modo que la retribución se suspendiera por completo. Algo inédito en la historia de la compañía”, dice Jorge del Canto, analista independiente. 

Además, el experto cree que sus 58.310 millones de deuda “no eran tan preocupantes, ya que su Ebitda es alto y está mejorando sus cuentas por Latinonamérica”. Aún así, “si el dinero que se pretende ahorrar con las nuevas medidas se destina realmente para cubrir las necesidades de financiación y no tener que refinanciarse el próximo año, sería positivo y quizás no tendría que vender tantos activos”. Aún así, “no cabe duda de que le resta bastante atractivo a la acción porque hay muchos inversores que mantienen sus posiciones a largo plazo pensando en la rentabilidad anual, por lo que creo que habrá bastantes salidas de capital”.

“El consejo de administración de Telefónica ha tomado esta decisión en contra de lo que se había aprobado en la junta de accionistas, lo que no creo adecuado porque el inversor se ve apartado”.

Técnicamente, “la cotización de Telefónica está tocada. Me empezaría a interesar a niveles de 4,60-4,40 euros, porque creo que tiene riesgo de caída hasta esos niveles en los próximos meses. Por tanto, no creo que haya que plantearse comprar ahora Telefónica, excepto a corto plazo. De hecho, en los próximos días recuperará los 9 euros, aunque tiene riesgo de caídas hasta los 4,40 en próximos meses”.


¿Qué consecuencias traería un rescate duro de la economía española? “lo pararíamos muy mal, especialmente las clases medias, ya que tendríamos que pagarlo los ciudadanos. Además, que el rescate vaya dirigido a los bancos es mala idea”.

Además, Del Canto critica que “el ministro de Economía no nos dé datos concretos ni exprese cifras. Por qué no explica cuánto costaría liquidar Bankia, en vez de decir que sería más caro”.

En caso de rescate, “el de España sería similar al caso de Irlanda. Sin embargo, los 100.000 millones del primer rescate de la banca no serán suficientes y será inevitable un segundo rescate para la banca porque esta cifra solo solventa sus necesidades a corto plazo”. Por ejemplo, “no tenemos seguridad de que con dar a Bankia 23.000 millones se solucione su situación y, además, podría liquidarse por unos 12.000 millones, con los que se ayudaría a las personas afectadas y no se llevaría el dinero una entidad para ver lo que hace con él”.

El experto también demanda que “el gobierno explique por qué ha decidido reducir los salarios de los funcionarios y no reducir ese cuerpo pues, quizás siga haciendo falta personal cualificado, pero puede que sobren funcionarios de libre designación y que los funcionarios pueden hacer su trabajo”. En conclusión, Del Canto lanza una recomendación al Ejecutivo “que nos digan para qué sí y para qué no hay dinero porque el pueblo entenderá las cosas mejor sin demagogias”.