Sara Pérez Frutos asegura que “con el planteamiento macroeconómico que tenemos en España, los datos de paro, la morosidad va a subir. Para los bancos no va a ser un año fácil. Todos los bancos que tengan una mayor exposición al exterior van a conseguir capear mejor que los bancos puramente domésticos donde están sufriendo mucho la morosidad. Las cajas son casi un capítulo aparte porque su situación realmente está muy complicada y les va a costar muchísimo cumplir con ese core capital del 10%”.

Con este contexto, la pregunta ahora se cierne sobre la viabilidad de las nuevas entidades. “Ahora lo que se está debatiendo es si tiene sentido que una agrupación de nueve entidades vaya a tener rentabilidad en el mercado y que para eso haya que prestarle dinero. Tenemos el caso del FROB que es un apoyo, una ayuda estatal, pero tenemos el caso de la CAM que la están rechazando y ahora mismo lo que se plantea es venderla por unidades. Es una entidad que se ha demostrado que ha estado muy mal gestionada y que con un entorno tan complicado no lo tiene fácil." Especialmente delicado estos días es el caso de la Caja de Ahorros del Mediterráneo debido, entre otros, "a una política de riesgos donde no priman los intereses económicos y donde que ni se van a vender ahora ni en los próximos años, eso lleva a un deterioro muy importante del balance así como el despilfarro por parte de la dirección."

En nuestro país las exportaciones han sufrido un nuevo golpe con los datos del PMI de servicios. Sara Pérez Frutos calcula que "la previsión es que seguimos estando flojos, la economía española no termina de levantar y la incertidumbre para los inversores es de las peores situaciones. Vemos un mercado laboral extremadamente débil que es el polo opuesto a lo que está viviendo Alemania, la foto es como la cara y la cruz, aunque en España sí es cierto que estamos mejor que hace un año."

Previa a la reunión del BCE
No cabe casi ninguna duda, según Pérez Frutos, "Trichet tiene muy claro que quiere subir tipos independientemente de si es ahora o en el mes de mayo. Contrastan bastante sus palabras con las de Bernanke quien decía que el repunte de la inflación era algo coyuntural y que no había una inflación subyacente que hiciese preocupar por el crecimiento económico. El tema es que la FED tiene un doble mandato, preocuparse por el crecimiento y por el control de los precios, mientras que el BCE sólo se debe preocupar por el control de los precios, lo que pasa es que no querríamos que Trichet cometiese un error perjudicando a países como Portugal o España."

Los beneficiados de este 0,25% de repunte en los tipos de interés será "positiva para la banca porque sus diferenciales y márgenes van a aumentar cada vez que preste dinero. Afectará a los sectores más endeudados como eléctricas o inmobiliarias. Sobre las empresas más externalizadas tendrá casi un efecto neutro, como Abengoa o Inditex."

Mientras, en cuanto a la renta fija, Pérez Frutos recomienda la prudencia y el corto plazo. "Tenemos que tener en cuenta que la renta fija en estos períodos baja, porque aunque me vayan a pagar más cupón, el precio va a disminuir, en entornos alcistas de tipos de interés hay que tener cuidado con la renta fija, sobre todo, cuanto más a largo plazo, así que podríamos estar en convertibles, pero habría que mirar bonos a corto plazo o inferiores a dos años." Y, por su parte, sobre los fondos de inversión apuesta por "los fondos invertidos en financieros o los fondos sectoriales, así como los fondos de consumo. Nos alejaríamos de todos los que están muy sobreponderados como los de la construcción."

Y con todo ello, seguimos esperando el rescate de Porutgal que "está en un período de incertidumbre política", mal momento para ello puesto que "cuando se quieran poner a andar va a ser en verano. Si acudiera a los fondos de rescate de la UE pagaría entorno a un 5%, mientras que ahora está pagando casi un 9%, así que es más casi un problema de orgullo nacional."