Ahora, la clave está en la reunión de la Fed los días 17 y 18 de diciembre. Si en esta reunión no se comenta cuándo van a comenzar el tapering y el Ibex 35 consigue colocarse después por encima de 10.000 puntos, creo que se gestará un rally de final de año. Con el Ibex 35 por encima de 10.000 puntos allá por el 20 de diciembre, creo que el impulso hasta 10.200-10.250 puntos será rápido.

Hace dos días el mercado cotizaba que Repsol
iba a tener una indemnización cero por el tema de YPF. No estaba incorporado que Argentina aceptase pagar por la expropiación de YPF, por lo que este pacto es una noticia positiva. Ahora Repsol se va a topar con 5.000 millones en bonos argentinos que, no obstante, son de los de mayor impacto en el mundo. Creo que los detalles del acuerdo serán más positivos de lo que se dijo ayer y de lo que el mercado tiene descontado, por lo que Repsol lo cotizará de manera positiva.

En cuanto a los rumores de posible dimisión del presidente de Repsol, Antonio Brufau, parece que también entran en juego intereses accionariales con La Caixa y Pemex. Este tipo de noticias no son fáciles de cotizar, a veces el mercado se lo toma bien y otras mal. De momento, me quedo con que Repsol se va a encontrar con un dinero extra con el que no contaba por la expropiación de YPF. Además, esto será aún más positivo para
Sacyr –uno de sus máximos accionistas-, que es más elástico en estos movimientos. Repsol puede subir a corto plazo, aunque a medio soy más escéptico porque las petroleras no gozan de buenas recomendaciones para el próximo año y el precio del petróleo no va a acompañar.

Es difícil establecer cuál es la tendencia del precio del petróleo. Creo que es más sólida la tendencia en el diferencial, por lo que apostaríamos porque aumente el diferencial, que ahora está en 18 dólares.

Comienza la temporada de compras navideñas… pero el Black Friday tendrá una repercusión muy tímida. Las más favorecidas serán las minoristas, pero no creo que suban de manera clara tras este viernes.
En Europa el consumo no tiene buenas perspectivas para el próximo ejercicio. Las economías europeas no han apostado por la demanda interna como fuerte crecimiento y no creo que esto despegue, aun menos en España. Tenemos una opinión neutral para las compañías de consumo, incluso para Inditex, que se ha comportado mejor en los últimos meses del año. No obstante, el 2014 no será un año tan alcista como 2013, por lo que podría comportarse mejor que este año al ofrecer menos riesgo, aunque no tendrá un año tan alcista como 2012.

Mientras los índices estadounidenses no pierdan soportes de relevancia (1.800 del S&P, 16.000 del Dow Jones, 4.000 del Nasdaq Composite o 3.400 del Nasdaq 100) podemos mantener posiciones largas con stop ceñido a los niveles recientemente superados. Además, el Russell 2000 es el índice más alcista de corto plazo y podríamos seguir aprovechando las subidas. En el Ibex 35 vigilaríamos los 10.000 puntos coincidiendo con la reunión de la Fed.

En el merado de divisas, vemos oportunidades largas en el dólar estadounidense-dólar de Singapur y, en el de materias primas, largos en el diferencial entre el West Texas y el Brent.