Aunque creemos que las turbulencias provocadas por la crisis del mercado inmobiliario podría no haber finalizado, hemos incrementado la exposición a renta variable. El descenso de la prima de riesgo nos permite disminuir nuestra aversión al riesgo, si bien mantenemos cierta cautela y moderación en la toma de decisiones. A pesar de la incertidumbre iniciada por el mercado inmobiliario, el incremento de los spreads de crédito y la alta volatilidad en los mercados de renta variable, las perspectivas de crecimiento global, especialmente en los mercados emergentes, consideramos que es una razón de peso para permanecer moderadamente optimistas ante los futuros movimientos del mercado. En bonos, tras el incremento de duración ejercido los pasados meses, nos mantenemos con una duración neutral. Consideramos que los tipos a largo plazo se encuentran en un nivel neutro, ante la disyuntiva inflación-crecimiento que ronda al mercado Americano. Hemos reducido la exposición al mercado de crédito con la idea de reducir el riesgo, mientras mantenemos cierto sesgo hacia bonos de gobierno en mercados emergentes, ante las impecables variables macroeconómicas que los sustentan.
Los mercados en Septiembre de 2007 - El mercado global de renta variable ha continuado la recuperación iniciada a mediados de Agosto, subiendo el índice global MSCI WORLD un 2.86% en el mes y un 6.39% en lo que llevamos de año, destacando la significativa dispersión de los resultados en las distintas áreas geográficas. Los mercados emergentes han superado claramente los máximos alcanzados en Julio, mientras que la mayoría de los desarrollados aún no han alcanzado estos niveles. El índice MSCI de mercados emergentes subido más desde un 25% desde mediados de Agosto, con Asia y Latinoamérica a la cabeza. - A pesar que en Estados Unidos se encontraba el epicentro de los problemas financieros, el mercado americano no ha tenido un mal comportamiento relativo respecto a otras economías desarrolladas, llegando incluso a recuperar terreno a índices como el Europeo y el Inglés. - Por sectores debemos destacar el positivo comportamiento de energía, materias primas y, en menor medida, telecomunicaciones. En el lado negativo, como no podía ser de otra forma, se encuentra el sector financiero. - Desde el punto de vista de la volatilidad, debemos destacar la importante bajada producida. El VIX descendió por debajo del 20%, cuando a mediados de Agosto su nivel era superior al 30%. A pesar de ello, estamos muy por encima de la media de los últimos años. - Los bonos de gobierno a 10 años no sufrieron importantes cambios a nivel global. Sin embargo, la bajada de tipos en Estados Unidos ha liderado un proceso de descenso de los tipos a corto plazo y, consecuentemente, una positivización de las curvas de tipos de interés globales. Los spreads de crédito, tuvieron un ligero estrechamiento durante el pasado mes, si bien se encuentran a niveles muy superiores sobre principios de año. - El mercado de divisas ha sido una clara muestra del incremento de la asunción de riesgo por parte de los inversores durante el pasado mes de Septiembre. Las monedas de alta rentabilidad como los dólares de Australia y Nueva Zelanda han tenido una apreciación importante, mientras aquellas de bajos tipos de interés como el Franco Suizo y el Yen han sufrido una fuerte depreciación. Por otro lado, hay que destacar la debilidad del dólar, reflejando el estrechamiento de los tipos de interés con el resto de divisas. - El mercado de commodities ha sufrido una fuerte revalorización durante las últimas semanas. El petróleo, oro y los metales han experimentado importantes subidas, llevándolos en algunos casos a máximos históricos. Perspectivas - Aunque creemos que las turbulencias provocadas por la crisis del mercado inmobiliario podría no haber finalizado, hemos incrementado la exposición a renta variable. El descenso de la prima de riesgo nos permite disminuir nuestra aversión al riesgo, si bien mantenemos cierta cautela y moderación en la toma de decisiones. A pesar de la incertidumbre iniciada por el mercado inmobiliario, el incremento de los spreads de crédito y la alta volatilidad en los mercados de renta variable, las perspectivas de crecimiento global, especialmente en los mercados emergentes, consideramos que es una razón de peso para permanecer moderadamente optimistas ante los futuros movimientos del mercado. - En bonos, tras el incremento de duración ejercido los pasados meses, nos mantenemos con una duración neutral. Consideramos que los tipos a largo plazo se encuentran en un nivel neutro, ante la disyuntiva inflación-crecimiento que ronda al mercado Americano. Hemos reducido la exposición al mercado de crédito con la idea de reducir el riesgo, mientras mantenemos cierto sesgo hacia bonos de gobierno en mercados emergentes, ante las impecables variables macroeconómicas que los sustentan. - En la divisa, seguimos convencidos que a medio plazo el Yen tiene valor, aunque el carry trade pueda jugar en su contra en determinados momentos. En cuanto el dólar, todavía mantenemos cierta cautela, a pesar de encontrarse en mínimos contra nuestra divisa. A pesar de su debilidad, no vemos ninguna señal que nos indique que una revalorización del billete verde se pueda producir en las próximas semanas.