Nos mantenemos neutrales en Japón. Actualmente su recuperación parece a la espera tras la peor contracción el segundo trimestre, con la subida del IVA, desde el terremoto y tsunami de 2011.

De manera que el escaso consumo e inversión de capital hacen difícil para el Banco de Japón alcanzar el objetivo del 2% de inflación subyacente. Sin embargo se está acelerando la actividad manufacturera, que apunta a una producción industrial más estable, por lo que las condiciones económicas no son suficientemente débiles para incitar al Banco de Japón a flexibilizar la política monetaria de inmediato, aunque ha dado señales de que ampliará su programa de estímulo masivo. Además la tercera flecha pro-crecimiento de reformas estructurales del primer ministro Shinzo Abe ha fracasado hasta ahora. A pesar de este contratiempo, el caso de Japón es positivo a medio plazo, dada la combinación de un yen más débil, mejora de gobierno corporativo y perspectivas de rotación hacia acciones de los inversores institucionales. La prima de riesgo de las acciones en Japón es atractiva y las valoraciones razonables.

Reducimos sobre-ponderación en acciones de mercados emergentes

Los fundamentales de los mercados emergentes siguen fuertes, pero hemos reducido la sobre-ponderación tras su fuerte recuperación en comparación con los mercados desarrollados desde marzo, en un momento en que el sentimiento inversor se ha vuelto más neutral. En las principales economías emergentes los indicadores han mejorado pero siguen por debajo de la media desde 1999 y cualquier recrudecimiento de tensiones geopolíticas entre Ucrania y Rusia puede pesar en esta modesta recuperación. Mientras la inflación se mantiene limitada en todo el mundo aunque en algunos países como Turquía y Brasil está sobrepasando los objetivos de política monetaria. En cualquier caso por precio/beneficios vemos mayor valor en acciones de mercados emergentes, donde seguimos positivos a medio plazo, porque las economías emergentes pueden recuperarse con la actividad global. 

China sigue siendo nuestra mayor sobre-ponderación. Su indicador adelantado sugiere crecimiento débil, pero la actividad de construcción ha repuntado tras las medidas de estímulo de su banco central, lo que puede estabilizar los precios inmobiliarios los próximos meses. Esperamos del Banco de China popular mantenga los tipos de interés, aunque puede implantar medidas adicionales para impulsar el crecimiento.

Mantenemos sesgo hacia acciones cíclicas

En la asignación sectorial mantenemos sesgo hacia acciones cíclicas, que pueden beneficiarse del crecimiento global hacia finales de año y están atractivamente valoradas en relación con las defensivas. De hecho hemos aumentado la exposición energía a sobre-ponderar, dados los altos riesgos geopolíticos, en un momento en que el precio del petróleo se encuentra en la parte inferior de su rango reciente. Además el sector energético es el más barato. También sobre-ponderamos materiales, industrias y finanzas. Pero infra-ponderamos consumo discrecional, cuyas valoraciones están ajustadas, en un momento de escasos beneficios. Además mantenemos preferencia por acciones de gran capitalización frente a medianas y pequeñas, por valoración.


...Viene del artículo de la semana anterior "Sobreponderados deuda soberana y empresarial de emergentes en divisa fuerte"