Mañana la Reserva Federal anunciará sus decisiones sobre política monetaria y, al respecto, Alejandro Zugasti, socio-director de Miramar Capital EAFI, comenta que “el mercado espera que la Fed tome una decisión.

El experto descarta “que Bernanke baje tipos porque podría caer en un escenario como el que tuvimos en Japón, si bien, se asegurará de que no falten billetes en el sistema, por ejemplo, alargando el vencimiento de los bonos”.

Con respecto al plan de recorte del déficit estadounidense, Zugasti destaca que "si republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo para reducir el déficit, se llevarán a cabo medidas automáticas. Obama tendrá que conseguir que los republicanos acepten subidas de impuestos, lo que supone terminar con las bajadas típicas de la época Bush, pero parece que hay una predisposición a que los ciudadanos paguen más impuestos y se recorten gastos en Afganistán o Irak".

La inversión en deuda estadounidense es “poco atractiva para quien busque un retorno”, según el experto, ya que “te está dando sólo un 1%-2% de rentabilidad”. Sin embargo, “no habría riesgo de perder el dinero, pues no asistiremos a un escenario en el que EE.UU. no pague su deuda porque, si esto pasa, tendríamos problemas mucho más graves en el mundo”. Al inversor cauto le recomendaría, en cambio “empresas estadounidenses que están dando un dividendo bastante jugoso y que no quebrarán. Por ejemplo, McDonalds, Procter & Gamble, Gillette, General Electric”.

También recomienda “las empresas que tengan marcas fuertes y de lujo porque se comportan bien, tanto en épocas de crisis, como buenas. Por ejemplo, Tiffany, Coach, Prada, Abercrombie & Fitch, Fossil, Burberry; o del sector tecnológico, que quizás están caras, pero que son atractivas, como de venta de viajes o juegos online, redes sociales; o fabricantes de componentes únicos, como Molycorp”.

En el mercado de divisas comenta que “no tiene sentido ver el euro-dólar a niveles de 1,45. Es más razonable verlo donde está y pienso que seguirá bajando más allá de los 1,35 dólares en cuanto Bernanke dé señales de que se acaba la temporada de tipos de interés cercanos a cero o que el euro dé un susto”.