Estamos en la parte  final del ciclo, en un período de desaceleración económica y hay que mirar en qué activos invertir. Hablamos de ello con José María Luna, director de análisis de Arquia Banca Privada.

El entorno no acompaña, estamos en la parte final del ciclo económico, hay desaceleración… Si tuviéramos que seleccionar activos para construir cartera en este entorno, ¿cuáles serían?

No acompañan los datos macro, así lo reflejan los bancos centrales que paran en sus pretensiones de subir tipos, pero sí acompañan los mercados de capitales, sólo hay que ver cómo lo están haciendo este año. En el último ciclo en este entorno de desaceleración es clave entender tres cosas: la desaceleración no sabemos cuánto se prolongará, lo importante es ver qué hacen los  bancos centrales con los tipos de interés y, además, no tiene por qué no ser bueno para los mercados. 

En este entorno, ¿dónde invertir?

En la parte más conservadora, la liquidez es un activo más y es una decisión de inversión, hay monetarios o renta fija europea de muy corto plazo que por sus  características  está teniendo retornos positivos. El fondo de Deutsche Bank, Floating Rate Note, lleva más de un 0,5% de rentabilidad y no creo que haya muchos depósitos con ese retorno.

La renta fija corporativa europea siendo muy selectivos, la gestión activa es muy importante.

Renta fija pública americana, porque este año hay elementos que descorrelacionan. Si el ritmo de desaceleración económica americana va a más, la deuda americana actúa como refugio. La deuda corporativa en ese mercado está más cara.

Renta fija emergente, que se ve beneficiada por el parón de Powell en la subida de tipos. Recomendamos que sea de corto plazo y que combine divisa fuerte con divisa local.

Retorno absoluto pero que de verdad nos defiendan y que hayan demostrado que son capaces de hacerlo así.

En la parte más agresiva, calidad e innovación son dos claves importantes. Esto se encuentra en renta variable global orientada a dividendo. Y en la parte de innovación, bolsa americana que a pesar del recorrido, es una economía que crecer. Renta variable emergente, sobre todo sudeste asiático. Renta  variable europea sí, sobre todo en valores de mediana capitalización a través de fondos value o momentum y determinados fondos temáticos que no sean productos escaparate. Nos encanta lo que sea socialmente responsable, cambio demográfico, innovaciones tecnológicas…hay nichos en los que se puede aprovechar.

Cuando miramos categorías de activos en los que más dinero ha entrado, los fondos mixtos son la cuarta después de Renta variable global, RV USA y Renta fija Emergente. Si nos quedamos con los fondos mixtos ¿siguen siendo una buena inversión?

Es un producto que se tienen siempre en el escaparate porque se ha vendido como alternativa a aquellos que buscaban algo más de retorno que la deuda, y vieron el año pasado cómo en renta fija se puede llegar a perder, y fue un escalón más, y aquellos que no querían tanta exposición a renta variable. Si esto se entiende como una “cocina de fusión” es fantástico pero si es “una cocina de confusión”, mal. Hay que saber  bien qué hay dentro. Hay que fijarse en qué tipo de mixto es y cómo está invirtiendo, la gestión los “chef” que invierten. Tiene su sentido mientras no sea producto escaparate. Hay multiactivos que tienen sentido. Hay gestoras como Pictet, Acatis o Flossbach que tienen productos de valor.

Cuando hablamos de rentabilidades, los fondos han rentado aproximadamente un 3,3% en lo que ha sido el mejor arranque de año en los últimos 17 años. Esto a pesar del tropezón de los dos últimos meses de 2018 ¿Esto es una tendencia o podemos decir que se ha hecho el año?

Creo que si el 24 de diciembre nos dicen que hoy estamos donde estamos,  muchos no se lo creerían. Ha habido cosas que han cambiado, hay algo que es el cambio en cuanto a la posibilidad de un acuerdo a nivel comercial pero el hecho de que la FED se haya dado cuenta de su realidad y el efecto que hay sobre el resto del mundos es la principal. Hay que fijarse en el ritmo de desaceleración económica, de los mensajes de los bancos centrales, riesgos geopolíticos y el aumento del populismo.

Ha habido cambios. El entorno para algunos activos, sobre todo a nivel índices, ha tenido una subida muy  vertical y es lógico que tengan un cierto descanso. Quizás es momento de ser más prudentes en próximas semanas. Creo que en algunos activos habría que ser muy prudentes, vigilaría mucho la deuda corporativa norteamericana y hay algunos fondos de tecnología que llevan más del 25% de rentabilidad. Es momento de seguir en activos de riesgo pero acostumbrándonos a los vaivenes que todavía hay.

De todos los activos que me ha comentado anteriormente, si tuviera que quedarse con uno que tenga valor en este momento y un fondo que se pueda aplicar a ese activo, ¿cuál sería?

Un mixto, con bolsa americana, emergentes y algo de Europa con un estilo mixto: Janus Henderson Balance

Si hacemos nuestro propio mixto cogería un producto de deuda global, de gestión flexible, MFS Global Bond Opportunities

En calidad y que aporte valor,  BL Equity Dividend

REITS, en un entorno con tipos de interés bajos, seguirá fluyendo dinero hacia el sector inmobiliario. DPAM Real Estate dividend

¿Qué le parece la deuda subordinada?

Al final es la búsqueda de la yield y el mercado de renta fija  gestiona mucho dinero. Estamos  viendo cómo los bancos están emitiendo nuevos bonos, es cierto que la actitud del banco central no puede ser otra que haber perdido una oportunidad, sí da una posibilidad a que la deuda subordinada pueda aportar valor. Pero hay que mirar bien qué hay dentro. Cuando se habla de deuda subordinada  o híbridos son Cocos, es importante saber lo que uno compra.