Desde EEUU hablamos con Santiago Herrera, miembro del Board of Directors de Auren Corporate, para analizar la situación de los mercados al otro lado del Atlántico. Hace un repaso de las últimas informaciones sobre la imposición de aranceles, los efectos de la reforma fiscal de Trump o la presentación de resultados, centrándose en las cuentas de las tecnológicas. Y es que las FAANG encabezan las subidas en bolsa, a pesar de cuentas peores de las esperadas o la multa que la UE ha impuesto a Google.

Previsiones de esta semana que comienza. Vamos a tener que estar pendientes del dato que se va a publicar el viernes del PIB trimestral. Según las estimaciones podría pasar del 2% al 4%. También estaremos atentos al dato de PMI de servicios y manufactureros de junio. La semana pasada muchos cambios en Wall Street debido a diferentes temas como por ejemplo los tipos de interés. Jerome Powell habló de la subida de tipos.

Realmente la subida de tipos es algo que yo creo que ha venido esperando el mercado todo este tiempo. Adicionalmente, es lo que se espera también para los meses venidos, eso en parte está relacionado no solo con las perspectivas del PIC, con un pleno empleo, y relacionado en algunos aspectos con la guerra comercial. También con respecto a lo que dices respecto a  previsiones, creo que esta semana es una semana en la que el mercado se va a ir ajustando a las perspectivas para terminar el año. Hay unas perspectivas del PIB entre el 2% y el 4%. Hay bastante diferencia. También los resultados que salieron la semana pasada. Algunas empresas con resultados mucho menores de lo que se había esperado y otras todo lo contrario. Va a ser una semana de ajustes de perspectivas para lo que viene en los siguientes meses.

Cada día tenemos una noticia nueva sobre la guerra comercial. Trump habla por un lado, La Unión Europea, China… ¿Crees que la guerra comercial puede afectar a los tipos?

Sí. Parte de las expectativas de subida de tipos de interés y lo que pasó la semana pasada es una respuesta a lo que ha vendido pasado en la guerra comercial. Por ejemplo, la empresa de aluminio, Alcoa, con resultados que terminan siendo mucho menores a lo esperado y básicamente eso es en parte reacción a la guerra comercial. Con unos impuestos, con unos aranceles, nuevos hacia el aluminio, ellos se ven afectados en sus márgenes. En término, termina provocando que las empresas tengan que aumentar sus precios para poder suplir esos márgenes. Eso termina dando un efecto ciertamente negativo en los precios al productor. Que terminan con un resultado que también afecta a los precios al consumidor y en última instancia con brotes inflacionistas. Eso se relaciona también de alguna forma con lo que quiere hacer la Fed y con lo que hizo la semana pasada de seguir subiendo los tipos de interés con el objetivo de  contrarrestar esos posibles brotes inflacionistas que pueden salir de la guerra comercial.

Alcoa, esta empresa que decimos, ha tenido resultados malos. Con estas medidas de Trump ¿va a tener mejores o no?

El punto es que ellos van a tener que reaccionar. Lo harán a través de precios, posiblemente aumentando sus precios para contrarrestar lo que está pasando en el corto plazo. No puedo decir que efectivamente va a ser negativo para ellos, o positivo, en lo que queda del año pero pensaría que el reajuste se va a dar a medio plazo. No creo que puedan ajustar rápido los mercados.

La guerra comercial que continúa. EEUU ha denunciado a algunos países ante la OMC. Parece que la UE también va a poner más sanciones, a la industria farmacéutica y química de EEUU. Cada semana es algo nuevo.

Sí, realmente creo que gran parte era de esperar. Hay unas medidas unilaterales que empezó a tomar EEUU y obviamente los otros países tienen sus cambios en sus políticas de aranceles por fuera de lo que se quiere en la OMC. Por fuera de ciertos organismos que buscan que sea un tema multilateral. Y por último, eso es lo que pasa, es el efecto, que te ponen cuando violas las normas de alguna forma que se esperan que sean multilaterales. Vas a tener todos los efectos colaterales en el comercio internacional. En últimas, eso tiene efectos en lo que son los precios, efectos en brotes inflacionistas que terminan relacionándose en últimas con lo que quiere hacer la Fed. Mucha incertidumbre al respecto.

Comentabas sobre los resultados empresariales, muchos resultados la semana pasada, por ejemplo de las principales entidades financieras, como Morgan Stanley o Goldman Sachs, que tuvieron resultados muy buenos. ¿Crees que se están notando ya las medidas de la reforma fiscal?

Es un efecto directo de las medidas fiscales de Trump  y a su vez por el buen omento por el que pasa la economía. Con empresas haciendo proyectos, sacando créditos nuevos, lo que tiene un efecto en los bancos. Todo eso ha cocinado el tema de unos muy buenos resultados. Estamos hablando de resultados muy por encima, entre el 30% y el 40% entre las diferentes entidades financieras, en crecimiento con respecto a los que tuvieron en el mismo periodo del año pasado. Es un efecto que ya se ve, especialmente en estas corporaciones.

También resultados de las tecnológicas. Algunos muy buenos como los de Microsoft, otros menos buenos como los de Netflix. La que está muy bien es Amazon que la semana pasada tuvo el Prime Day y subieron muchos las acciones.

Las tecnológicas, en general, están en muy buen momento. Van a Seguir apuntando muy buenos resultados en lo que queda del año e incluso en 2019 y los años venideros. Dividiendo de alguna forma el tema tecnológico, entre los proveedores de servicios en nube y los servicios de streaming, obviamente dos mercados diferentes, ambos de todas maneras van a tener buenos resultados. En el caso de Netflix, creo que de todas maneras, han tenido unos resultados positivos, creciendo respecto al año anterior. Fue un tema de expectativas. La gente y lo que también había comunicado la compañía al comienzo eran resultados por encima de lo que realmente pasó, pero eso no quiere decir que sean malos. Eso evidentemente tiene un efecto en el precio de sus acciones, pero no es negativo desde el punto de vista financiero. Otras compañías como Microsoft y cualquiera de las otras compañías que están metidos en temas de servicios en la nube van a  seguir viendo todo lo contrario. Podemos tener unas expectativas por debajo de lo que realmente pueda darse. Y esto está relacionado con una demanda muy alta por parte de todo tipo de empresas de servicios en la nube. Vamos hacia una era digital.

La comisión Europea ha puesto una multa récord a Google, de unos 5.000 millones de dólares. ¿Cómo le puede afectar?

Con respecto al mercado, lo vimos la semana pasada, a pesar de la multa no hubo un efecto muy grande con respecto al valor de la acción. El mercado lo ha venido descontando dentro del valor de la acción como tal. En parte es porque este tema se viene hablando desde 2015 a pesar de que la multa pueda parecer escandalosa para Google no termina siendo mucho. Adicionalmente, ellos no van a salir a pagar la multa, si no que van a seguir apelando y esto se puede seguir dilatando en el tiempo hasta un punto en el que aunque tengan que pagar algo de multa será mucho menos que los 5.000 dólares. El debate es grande respecto a ese tema. En Europa, los reguladores están argumentando un monopolio por parte de Google con respecto a las presiones que hace Google a los fabricantes de teléfono para preinstalar sus aplicaciones.

¿Cómo está ahora mismo la situación del crudo?

Sabemos que se espera una demanda mundial de cerca de 100 millones de barriles por día. Los productores de petróleo como bien sabemos pueden llegar a producirlo en cualquier momento. Simplemente con el objetivo de hacer cambios en el precio. En última instancia, creo que un tema que ha sido muy disidente en el mercado ha sido lo que ha pasado con Aramco, la compañía más grande estatal en Arabia Saudí con respecto a las posibilidades que tiene ellos de iniciar una OPV ya sea en el medio, corto o largo plazo. Esa OPV tiene objetivos de salir a un buen precio, cuando el petróleo esté a un precio que le favorezca en la privatización de una parte de la compañía. Lo que se ha visto en los últimos años es la caída en las inversiones de capital que están haciendo las grandes compañías con respecto a posibles exploraciones futuras, lo cual sí hace que el mercado esté pensando que el precio del petróleo en el medio y plazo tenga un efecto alcista.