Manuel Arroyo, director de Estrategia de JP Morgan AM, mantiene su apuesta por la renta variable fundamentalmente estadounidense y asegura, en una entrevista concedida a Estrategias de Inversión, que el dólar recobrará su fortaleza a corto plazo.

¿Dónde hay que estar en este momento en renta variable?
‘Estamos en Estados Unidos donde esperamos que haya mayor crecimiento que en la zona euro, se han tomado medidas en relación al déficit y han dado sus frutos.’

¿Hasta qué momento Europa seguirá rigiendo el devenir de Wall Street?

‘Lo ideal esta semana es que se sienten las bases de un plan que sea efectivo. Si el año que viene seguimos pendientes de un plan para Europa, no es lo más adecuado. El tiempo ya se está agotando. El mercado quiere ver números, quiere ver quitas y quiere verlo pronto. No estoy seguro de que el año que viene el mercado tenga la paciencia de estar pendiente de Europa.

Europa va a descorrelacionarse aún más de otros mercados porque nosotros estamos sufriendo esa incertidumbre con rentabilidades muy malas respecto a Estados Unidos y esto va a continuar si no se solucionan.’

¿En caso de que las bolsas estuvieran preparando un rebote, dónde se produciría?
‘El sector financiero en Europa ha perdido el 70% de su recapitalización en los últimos años. Si se solucionaran sus problemas, entiendo que éste sería uno de los sectores más beneficiados.

De todos modos, dependemos de las autoridades y una serie de decisiones que nos hacen no apostar por el sector financiero de momento.’

¿Contemplan un tercer plan de relajación cuantitativa?

El mercado de divisas ha sufrido una gran volatilidad. En la medida que el mercado descontaba una solución, el euro se veía fortalecido. Si el BCE aplica una serie de rebajas de tipos, el dólar debería verse favorecido.

En nuestro caso, estamos apostando por dólares frente a euros y no descartaríamos que tocara niveles del entorno del 1,30-1,35’.

¿La FED modificará su política monetaria?
‘En caso de la FED tomara una decisión de estas características, iría más en línea de la ‘Operación Twist’ destinada, sobre todo, al sector hipotecario. Consistiría en mantener los tipos de interés muy bajos, aunque lo que sí podría suceder es que ligaran alguna decisión a un dato concreto, tipo consumo o empleo. No descartamos que en los próximos meses realicen un anuncio’.