Pablo Nortes, analista de fondos de Tressis, analiza las medidas tomadas por el BCE, así como las oportunidades de inversión en el mercado de fondos.
¿Qué le parecen las medidas anunciadas ayer por el BCE y la falta de concreción en cantidades?
Nos parecen medidas acertadas, pero donde viene el juego es en si son insuficientes y no llegan a tiempo para recuperar la débil situación en la que nos encontramos en Europa. Tenemos que tener en cuenta que Draghi había dicho que daría más detalles sobre la compra de activos, pero no ha dado detalles sobre la cantidad que comprará. Sólo ha dicho que se comenzarán las compras durante el último trimestre y se prolongará en los próximos dos años aunque no ha dicho la cantidad ni los efectos que tendrá en la economía. Además, hay que tener en cuenta que en el último TLTRO los bancos no pidieron lo que se esperaba y hay que esperar a la segunda subasta para ver cuánto piden.

Los datos macro, sobre todo de las regiones de centro Europa han sido débiles y una compra de 250.000 millones de activos por parte del BCE se podría quedar corto.

¿Qué más podría hacer el BCE?
Los inversores están esperando una compra de deuda soberana de forma directa.En parte, los últimos datos débiles, como pasaba en EEUU, podrían hacer que el BCE tomara más medidas y esto animaría a las bolsas. La compra de bonos soberanos sobre todo impactaría bajando el euro y aumentando la competitividad de las empresas europeas y un incremento de la demanda exterior.

La compra de titulizaciones se hará en franjas de rating por debajo de BBB, ¿esto tendrá un mayor impacto?
Por encima de esta franja se sitúan las empresas más grandes y que tienen menos problemas a la hora de pedir dinero en el mercado secundario. Así que, que el BCE actúa sobre franjas por debajo de BBB ayudará a empresas más pequeñas a financiarse.

A las puertas de que finalice el tapering en EEUU, ¿deberíamos mover la curva de nuestra cartera de renta fija estadounidense?
Desde hace tiempo Yellen ha adelantado el calendario de retirada de estímulos, lo que es muy positivo, aunque también es cierto que no se esperaba que se mantuvieran los tipos de interés bajos por un largo periodo. De hecho, había muchas encuestas que apuntaban a que la TIR del bono estadounidense a 10 años cerrar en torno al 3-3,5, niveles muy alejados de los actuales. Por ello, para los inversores que han disfrutado esa duración, el esquema de la Fed de mantener los tipos bajos, resta tener duración en la curva americana. No obstante, conforme pasen los meses, va a haber más volatilidad y se va a hablar más de la subida de tipos.

¿Dónde deberíamos posicionarnos de cara al último trimestre del año?
Teniendo en cuenta que esperamos una actuación del BCE, nos posicionaremos a favor de los sectores más cíclicos, especialmente los valores financieros, que están ligados al ciclo, especialmente en Europa, donde están en niveles más atractivos. En Wall Street las valoraciones están más estrechas.

¿Es pronto para invertir en fondos de bonos ligados a la inflación?
Hay que distinguir por regiones. En EEUU la Fed ha dicho que mantendrá los tipos bajos durante un periodo prolongado y, en cambio, en Europa lo que falta es inflación, por lo que tenemos una lucha constante para intentar llegar, al menos, al 1%. Otra cosa es por el lado de Reino Unido, que es la primera economía que sí se está planteando la subida de tipos de una forma temprana. Desde el punto de vista de los mercados desarrollados estamos en un panorama de muy poca inflación, por lo que nos parece pronto para invertir en este tipo de activos.

Esperando que el euro caiga más aún frente al dólar, ¿qué hacemos con la divisa en nuestras carteras?
Es cierto que, desde que el EURUSD rompiera la directriz alcista nos hemos puesto más positivos con el dólar. Hemos tomado posiciones discretas en dólares, aunque es verdad que ha habido una fuerte depreciación de la moneda comunitaria pero de cara a los próximos meses esta tendencia no va a ser tan pronunciada. Además, teniendo en cuenta que en EEUU se comenzará a intensificar el debate sobre tipos de interés y que en Europa la inflación se encuentra a los niveles que se encuentra, el movimiento fundamental sería la apreciación del dólar en contra del euro.
En este sentido, podríamos considerar tomar fondos en dólar a medio plazo, aunque sabiendo que acarrea volatilidad y riesgo, por lo que sería conveniente hacerlo con un horizonte de inversión de medio plazo.