Manuel Arroyo, director de Estrategia de JP Morgan Asset Management para España y Portugal, analiza la situación macroeconómica del primer trimestre del año, así como la previsión de futuro en renta variable. 

¿Hasta cuándo va a continuar la divergencia en los índices bursátiles?
“Seguimos apostando por Estados Unidos con un crecimiento previsto del 2% para este año y es un país en el que se están acometiendo reformas y que el mercado está reflejando una mayor visibilidad de las compañías para recibir beneficios.

En Europa el problema que hay es que es una región que está en una recesión leve que probablemente dure unos meses, pero en términos de valor relativo preferimos EEUU.

Y dentro de la zona euro, vemos divergencias entre Europa Central y los países de la periferia donde están implementando medidas muy agresivas que van a tener un impacto muy negativo sobre su economía.”

Algunos analistas apuntan a que el mercado español está barato debido al castigo excesivo que está sufriendo y que cuando se den cuenta realmente de que España sí tiene capacidad de pago, será una tremenda oportunidad de compra. ¿Está de acuerdo con esta idea?
“Lo que está descontando el mercado son problemas de España y eso se traduce en una penalización de las compañías que cotizan en Ibex aunque tengan una buena parte de sus ingresos fuera de España. Pero quién sabe cuando dejará de pasar esto. Cualquier problema que pueda surgir también en Grecia o Portugal va a repercutir en el mercado español. Es muy difícil prever cuándo el mercado se va a dar la vuelta.”

¿Se ve un contagio de Portugal a la vuelta de la esquina?
“De producirse algo serio sería el año que viene, aunque el contagio se produciría probablemente este año.

Ahora mismo, estamos todos muy centrados en Grecia. En el momento en que se tranquilice la situación, pasaremos a centrarnos en Portugal y de producirse volatilidad sería este año.

A raíz de los buenos datos macro publicados, la probabilidad de que esto suceda a corto plazo es menor.”

¿Habrá un QE3 en Estados Unidos?
“Digamos que es difícil justificar un QE3 cuando el impacto de la segunda oleada ha sido menor que la primera.”

¿Brasil mantendrá su plan de devaluación del real para mantener su competitividad?
“El problema de Brasil es que es el país que se está viendo más afectado por todas las políticas extraordinarias del resto de economías, algo que aminora la competitividad de las compañías del país. Es normal que pueda criticar, en cierto modo, estas medidas que les hacen tanto daño.

En Brasil ha habido menor crecimiento del esperado y ha habido bajada de tipos que debería tener una buena repercusión sobre el mercado. Apostamos por compañías del mercado doméstico, más allá que el sector de exportaciones. Ahora mismo, están implementando medidas de relajación monetaria que podrían tener su efecto en los mercados.”