La reforma financiera presentada por el Gobierno deja claramente diferenciados dos grandes grupos bancarios: el encabezado por los grandes, BBVA y Santander, y aquellos a los que las provisiones extraordinarias del 7% sobre activos van a suponer más de un quebradero de cabeza. Son algunas de las conclusiones de Sara Pérez Frutos, directora de Dracon Partners EAFI, en una entrevista concedida a Estrategias de Inversión.

¿Cuáles son los puntos más importantes de la reforma financiera?
“Lo más importante son las cantidades y los plazos en los que los bancos van a tener que realizar esa cura en salud. Los plazos: un año para todos los bancos para dotar en provisiones 50.000 millones de euros. Y lo que ha transmitido también el ministro De Guindos es que no se va a conceder ningún tipo de ayuda pública.

Las entidades que se tengan que fusionar van a tener hasta 24 meses de plazo para realizar las provisiones necesarias que les cubran gran parte del suelo, ladrillo, que tienen en sus balances para que en parte los puedan vender. Por esto, destacaba De Guindos que se podría producir una caída del precio de la vivienda.

También provisionar un 7% de los activos, aunque no sean morosos ni suelo, es un esfuerzo muy importante con el objetivo de poder salir a pedir dinero al exterior siendo solventes.”

¿Este 7% de provisiones es una piedra más en el camino para el sector bancario?

“Aquí empezamos a tener dos grupos: los grandes, los que ya han hecho los deberes, como Santander, BBVA, Caixabank; y luego se queda el grupo de cola que si no pueden hacerlo solos, tendrán que unirse como Bankia, Sabadell, Pastor o Popular.”

¿El papel del FROB experimenta alguna variación?
“Seguimos en lo mismo, aunque necesitamos algo más de dinero. Dinero que no sale de nuestro bolsillo puesto que son 6.000 millones por los que los bancos tendrán que pagar y devolver. Además, son 6.000 millones de euros que no se van cargar en el déficit.”

¿El objetivo de saneamiento sigue pasando por reducir más el número de entidades?
“Tener menos y más fuertes. Hace apenas unos años teníamos 54 entidades, hoy estamos entorno a la mitad y el objetivo es tener entre 6 y 8 jugadores, para pasar a quedarnos en unos años con 5.”

Los bancos van a tener que devolver el dinero con un 8% de tipo de interés y otro aspecto de la reforma son los denominados CoCos, ¿qué significa todo ello?

“En relación a ese 8%, esto no es dinero que se le esté regalando a la banca, sino que se le va a prestar y a cobrar para que al final presten dinero a nuestra economía.

Respecto a los CoCos (bonos contingentes convertibles), es permitir que la banca emita un nuevo tipo de instrumento para hacerle más solvente, con una serie de plazos, y si la banca no puede devolver ese bono se convertirá en acciones. Es un sistema que sería computable como solvencia.”

Bankia permanece en el punto de mira en relación a su solvencia, ¿cómo se enfrenta a esta reforma financiera?

“Es una de las dudas que nos ha dejado el planteamiento del Ministerio de Economía porque uno de los puntos es que la prórroga hasta dos años para poder dotar estos 50.000 millones sólo podrán acogerse a ella aquellas entidades que incrementen su balance un 20% donde no encajaría el modelo Bankia-Caixank. Veremos qué ocurre porque la morosidad de Bankia tiene una exposición al ladrillo mucho más elevada y tal y como está no se puede quedar. Retrasó sus resultados para ver si podría dotar algo más y será uno de los protagonistas en los próximos meses.”

¿Cuándo se resolverá la situación griega?
“Nos vamos a acercar más al 70% de quita. Lo que significa es que quien haya prestado 100 euros a Grecia es que va a recuperar de forma escalonada, que no inmediata, como mucho 30 euros.

Lo último que se oye desde Grecia es que se quiere involucrar al BCE y es donde se toman con la señora Merkel.”

Portugal se mantiene en una curva invertida, ¿qué sucederá con nuestros vecinos lusos?
“Portugal está en ese momento límite, con su prima de riesgo en niveles máximos, sin embargo, ha hecho las reformas, es un alumno más disciplinado, pero es verdad que Europa tendrá que volver a intervenir.”

¿España seguirá sus pasos?
“De poco nos sirve recortar el gasto si no aumentamos los ingresos. Por eso es tan importante esta reforma financiera para dinamizar el crédito, que los empresarios vuelvan a contratar. Una vez que estas reformas empiecen a funcionar, entendemos que la economía reaccionará.”