A puertas del último trimestre del año, Victoria Torre, responsable de análisis y productos de Selfbank, comenta que “nos falta por saber si algún país europeo va a solicitar el rescate y, si es así, cuáles van a ser las condiciones. También si los emergentes van a tener un aterrizaje suave”. De cara a 2013, la experta ya adelanta que “va a ser un año difícil y de ajustes”.


Este viernes conoceremos las necesidades individuales de las entidades financieras españolas. “Hay rumores que apuntan a que quizás las entidades no tengan tantas necesidades como se esperaban, pero hay rumores de que, las entidades que tengan que reestructurarse y vender participadas lo van a tener que hacer a precios de mercado, algo que ahora no tienen contemplado y, por tanto, tendrán que dotar más provisiones”. Una vez tengamos los resultados de esta auditoría, “puede que haya una oleada de movimientos corporativos”.

El programa Quantitative Easing 3 de la Fed “sobre todo debería beneficiar a la renta variable. La Operación Twist debería mejorar la situación del mercado inmobiliario. El mantenimiento de los tipos bajos hasta 2015 debería estimular el consumo. Las compras de las utilizaciones hipotecarias también debería mejorar la situación del sector inmobiliario”.
De cara a la inversión en EEUU, prefiere “diversificar por sectores”.

“Aunque hace no mucho tiempo preferíamos invertir en EEUU antes que en Europa, ya que los fundamentales estadounidenses son mejores que los de Europa, empezamos a ver los índices de Wall Street algo caros, por ejemplo, el S&P 500 ya alcanzó los 1.465 puntos y sus máximos están en 1.470. así pues, nos trasladamos hacia Europa para encontrar las oportunidades, especialmente en renta fija, donde algunos títulos tienen un Spreads interesante. Nos posicionaríamos a través del M&G Euro Corporate Bond”.

“Ha aumentado la aversión al riesgo, lo que ha hecho que los Spreads de la deuda corporativa se hayan ampliado, pero las emisiones que se consideraban refugio, como las de algunos países, lo dejan de ser y, las que siguen siendo refugio nos hacen preguntarnos si merece la pena estar o no”.

“Los emergentes han aguantado bastante bien, pero no son inmunes. Los últimos datos de China son preocupantes. Le está afectando la debilidad de la demanda externa y el consumo interno no se ha fomentado de forma mayoritaria. La parte buena es que los gobiernos pueden poner políticas de estímulo sobre la mesa. En el medio plazo algunas regiones emergentes son positivas, aunque a corto pueden mostrar debilidad”. En fondos de inversión apostaríamos por “el Skandia Pacific”.

La experta aconseja que “la parte más conservadora de la cartera sea muy conservadora, por ejemplo, con el fondo Gesconsult Corto Plazo. Después podríamos añadir otras inversiones, como la RF corporativa euro y RF emergente o de alto rendimiento. Para la RV, bajamos la exposición a EEUU y repartir entre Europa y Asia Pacífico, con fondos que invierten en compañías con alta rentabilidad por dividendo”.